• Regístrate
Estás leyendo: El documental que filmó lo invisible, nominado al Ariel
Comparte esta noticia
Viernes , 22.02.2019 / 21:38 Hoy

El documental que filmó lo invisible, nominado al Ariel

El documental Los reyes del pueblo que no existe, de Betzabé García, compite por el Ariel, cuya ceremonia se celebrará el próximo 28 de mayo.

1 / 7
Publicidad
Publicidad

“Un río tiende a contener la ciudad que atraviesa y a frenar sus ambiciones, recordándole su rostro; sin río, o sea sin rostro, una ciudad está abandonada a sí misma”. Con esas líneas, Fabio Morábito describió la discreción con que serpentea el río Spree a través de Berlín. Aunque de manera artificial, la mancha urbana y el paisaje natural sostienen un equilibrio delicado. El lado opuesto del planeta, sin embargo, esconde sitios cuya realidad pertenece a una lógica distinta.

San Marcos —un pequeño pueblo sinaloense que alguna vez albergó a 300 familias— desaparece entre el agua cada vez que cae la lluvia. Sus doscientos años de historia se evaporaron con el agua. Podría decirse que se trata de un pueblo fantasma, sin embargo tres familias que se rehúsan a abandonarlo se han encargado de mantenerlo con vida.

Originaria de Mazatlán, Sinaloa, la realizadora Betzabé García asumió el desafío de documentar la vida de aquellas personas. Con curiosidad natural, se hizo la pregunta que intrigaría a cualquiera que escuchase la historia de los últimos habitantes de San Marcos: ¿por qué seguir viviendo en un pueblo inundado?

Esa pregunta es la premisa de Los reyes del pueblo que no existe. Para filmarlo, Betzabé vivió intermitentemente en San Marcos durante cinco años. Quería descifrar qué motivaba a sus habitantes a permanecer ahí. En ese tiempo entendió que, en ocasiones, el arraigo adquiere formas enigmáticas. Para el espectador, recorrer esos espacios —al mismo tiempo desoladores y dinámicos— resulta tan incómodo como provocador. El vaivén del agua que se pasea entre las calles de aquel pueblo marca el ritmo de la curiosidad, que crece con el nivel del agua.

A los 19 años, Betzabé filmó Venecia, Sinaloa, un cortometraje de ficción que narra el desalojo de San Marcos. “Fue como una metáfora de lo que pasaría después. A través de esa ficción conocí a esas tres familias a las que no les importa que el agua venga: Ellos van a volver a reconstruir, a cortar la maleza, a pavimentar”, cuenta la realizadora.


Un lugar peligroso

Betzabé asegura que el rodaje transcurrió con relativa tranquilidad, aunque era imposible ignorar las balaceras en la lejanía. “Había toques de queda, de pronto se escuchaba un balazo de un cerro a otro, pero yo admiraba mucho el valor de esas familias”, agrega.

Retratar aquel pueblo de seres invisibles representó retos considerables: primero, mudarse, con 19 años, a la profundidad de un pueblo donde el eco de las palabras se escucha a kilómetros; ya instalado, el equipo de producción descubrió que el desplazamiento era muy complicado; la humedad y el calor deterioraba el equipo de filmación; y, por si algo faltara, los zancudos dispuestos a reclamar sangre nueva.

Los reyes del pueblo que no existe ganó el premio al Mejor Largometraje Documental en el Festival Internacional de Cine de Morelia. Junto a ese, ha recibido por lo menos una decena de reconocimientos más en México y en el extranjero: entre otros, el Gran Premio del jurado en el Festival de Documentales Full Frame, fue ganador en el Festival de Cine de Zurich y formó parte de la selección oficial de Ambulante. Hace unos días recibió una mención especial en el Festival de cine mexicano de Durango.

Ahora compite por el Ariel en la categoría de Mejor largometraje documental. Cuenta Betzabé que, a pesar de todos los reconocimientos que han recibido, aspirar al Ariel “es un orgullo, porque el reconocimiento viene de una academia a la que admiramos mucho”.

Los reyes del pueblo que no existe representa con éxito la paradoja de México: un país que se hunde en sus propias aguas y que, sin embargo, se niega a desistir.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.