• Regístrate
Estás leyendo: El buscador: ¿Qué significa ser una editorial 'indie'?
Comparte esta noticia
Miércoles , 24.04.2019 / 21:30 Hoy

El buscador: ¿Qué significa ser una editorial 'indie'?

La palabra tiene connotaciones positivas de libertad e insumisión, y con frecuencia se asocia con editoriales emergentes, modestas o subterráneas. 

Publicidad
Publicidad

Como cada año, las grandes editoriales internacionales llegan a la FIL a proponer una variedad enormísima de títulos. En cada página del programa se les puede encontrar, sus numerosas filiales tienen anuncios y actividades numerosas, sus autores conceden numerosas entrevistas y firman numerosos autógrafos. Y todo eso está muy bien, naturalmente. Sin embargo, no son todo lo que hay en la Feria. Cada año también hay una oferta aparentemente más pequeña, menos visible, de muchas otras editoriales, y entre ellas la de las llamadas independientes.

El calificativo de independiente es vago (y yo lo complico en el título de esta nota al escribir indie, que suele usarse en el terreno todavía más impreciso de la música popular). La palabra tiene connotaciones positivas de libertad e insumisión, y con frecuencia se asocia con editoriales emergentes, modestas o subterráneas. Para no meternos en demasiados problemas, digamos aquí que una independiente es la editorial literaria que no forma parte de un conglomerado internacional.

TE RECOMENDAMOS: ¿Qué está pasando con la liuteratura infantil y juvenil en México?

En México, eso quiere decir, básicamente, que la editorial no pertenece a Planeta ni a Penguin Random House.

Así, editoras con décadas de existencia como ERA o Cal y Arena son independientes, igual que otras más jóvenes como Almadía, Sexto Piso o Malpaso. Hasta hace unos años la indie más importante del idioma español era Anagrama, que se mantiene tan relevante como siempre pero completó su venta al consorcio italiano Feltrinelli en 2015. Actualmente, una indie madrileña, Páginas de Espuma, es responsable de una revitalización del cuento en toda Hispanoamérica (y su editor, Juan Casamayor, recibió el Homenaje al Mérito Editorial de este año en la FIL).

¿Pero qué hay de otras editoriales, digamos, más indie, es decir, sin la visibilidad (todavía) de las anteriores?

México tiene una historia larga e interesante de proyectos editoriales independientes, muchos de los cuales se mantienen casi de manera heroica (o en realidad no se mantienen más allá de unos pocos títulos). La culpa es de la situación siempre incierta del mercado mexicano, y del desprecio tradicional de los gobiernos por la cultura escrita (aunque nunca falten políticos que vengan a la FIL a promover libros atribuidos a ellos). Sin embargo, en la actualidad hay un buen número de indies que siguen dando la batalla. Algunas de ellas están representadas cada año en la Feria, como Ediciones del Ermitaño, Arlequín, Paraíso Perdido, Taller Ditoria, La Cifra, Textofilia…, y todas dan oportunidades de publicar —y de leer— a autores y autoras que quizá son ignorados por las empresas más grandes. En ellas se encuentra, pues, un complemento de aquellas otras lecturas numerosas y bien publicitadas.

Para buscar en la FIL

Una de las mejores sorpresas que me ha dado una editorial indie en últimos tiempos viene de La Cifra: Los incrustáceos, novela gráfica y surrealista de la francesa Rita Mercedes, a medio camino entre el cómic y el libro álbum ilustrado. Si lo encuentran, me avisan.


ASS

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.