• Regístrate
Estás leyendo: China confirma su éxito en la reproducción de pandas
Comparte esta noticia
Jueves , 21.03.2019 / 10:32 Hoy

China confirma su éxito en la reproducción de pandas

La Base de Investigación y Crianza de Chengdu fue creada en 1987 con seis ejemplares, ahora tiene 176; algunos son reinsertados a la vida silvestre.

Publicidad
Publicidad

Es la reserva más importante y exitosa en el mundo para la reproducción en cautiverio del animal símbolo de China, el cual se encuentra en situación “vulnerable” de extinción. Fue creada en 1987 con solo seis ejemplares y ahora cuenta con 176 e incluso ha comenzado a reinsertar a algunos a la vida silvestre: es la Base de Investigación y Crianza del panda gigante de Chengdu, capital de la provincia de Sichuan.

Sus más recientes inquilinos acaban de nacer el 27 de junio. El video de la mamá, Xixi, dando a luz a una de sus dos crías se hizo viral en las redes sociales y MILENIO atestiguó la atención que los neonatos reciben en un par de incubadoras especiales, monitoreadas las 24 horas, durante un recorrido realizado por las instalaciones del santuario artificial.

Para el cuidado de los pandas recién nacidos y de los más jóvenes las medidas son extremas: la temperatura de las incubadoras, donde pasan el primer mes de su vida, es de 36 a 38 grados, la misma que tienen en la panza de la hembra durante su gestación. Además, día y noche cuatro personas supervisan sus condiciones y estado de salud.

Después de los primeros 30 días permanecen casi un año completamente junto a sus mamás, de la cual solo se les separa cuando son llevados a exámenes médicos o a cuartos con aire acondicionado y completamente aislados para ayudar a su desarrollo, y en los que a través de enormes ventanales pueden ser admirados por los cerca de 20 mil visitantes que diariamente acuden a la base.

A partir de los 12 meses de edad ya tienen dientes para comer y comienzan a dejar la leche materna, pero requieren aprender a subir a los árboles, elegir los mejores bambús para su alimentación e identificar los peligros que les acechan. La separación total de la madre ocurre hasta el año y medio de vida.

Muchas de las hembras, como Xixi, tienen dos crías por alumbramiento, pero en ocasiones solo deciden cuidar a una, por lo que los vigilantes, cada dos a tres horas, deben distraer a las madres con su alimento favorito para poderle intercambiar los cachorros en ese instante y así garantizar la supervivencia de ambos.

También hay hembras que no quieren cuidar a sus crías, entonces los cuidadores se encargan de éstas.

Efectividad y reinserción

“La tasa de reproducción de los pandas es muy baja debido a diversos factores: las hembras tienen una ventana de receptividad de 24 a 72 horas y el celo les dura solo unos cuantos días al año. Por eso aquí realizamos muchos esfuerzos y continua investigación para ayudarlos a procrear y protegerlos”, explica a MILENIO Zhong Yanping, responsable de la Oficina de la Secretaría Administrativa de la base de Chengdu.

Desde el establecimiento del santuario hasta la fecha han nacido aquí 250 crías; de ellas, 70 por ciento han sobrevivido: 176, “lo cual nos habla del éxito de nuestro programa de conservación y crianza”, detalla Zhong.

Son tales los resultados fructíferos del lugar, que incluso desde 2012 establecieron un valle de pandas en la zona de Dujiangyan, donde actualmente tienen a 10 ejemplares que han sido llevados desde bebés y adolescentes, y que son entrenados para adaptarse a la vida silvestre.

En China hay alrededor de mil 800 pandas silvestres y habitan en tres provincias: Sichuan, donde se encuentra más de 80 por ciento, Gansu y Shaanxi. Además, cerca de 400 más viven bajo protección humana en diversos santuarios y reservas como la de Chengdu, que tiene una extensión de 60 hectáreas.

Algunos de los pandas nacidos y criados en Chengdu y en la base de Wolong son enviados a varios países, pero siempre en calidad de préstamo, pues nunca dejan de pertenecer a China, que ha decretado como prioridad nacional la reproducción de su animal más representativo y al que en muchas ocasiones ha utilizado como instrumento político para mejorar relaciones o estrechar lazos de amistad con otros gobiernos.

A la fecha hay alrededor de 25 pandas en zoológicos de EU, Japón, Malasia, Tailandia, México y Alemania.

En septiembre del año pasado, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza determinó que el panda gigante ya no se encontraba en peligro de extinción, pero sí en “situación vulnerable”, lo que Zhong Yanping considera positivo, pero no suficiente para lograr la preservación completa del animal.

“Aún se requieren muchos esfuerzos. Las pandas solo dan a luz de junio a agosto, es un periodo muy corto. Por eso nosotros intervenimos para que las pocas crías que tienen al año logren sobrevivir y posteriormente ayuden a la reproducción de su especie.

“Pero también es necesario que la población haga su parte en la protección del animal y de sus hábitats. El gobierno de China ha ampliado la protección de los lugares donde vive de manera silvestre y eso también es benéfico. Solo así, con esfuerzos conjuntos, podremos lograr la preservación del panda gigante”, concluyó la cuidadora de la base en la que alrededor de 400 especialistas suman esfuerzos diariamente para evitar la extinción del animal símbolo de los chinos.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.