• Regístrate
Estás leyendo: “Al pintar simplemente me dejo llevar, no pienso nada”
Comparte esta noticia
Miércoles , 24.04.2019 / 15:34 Hoy

“Al pintar simplemente me dejo llevar, no pienso nada”

Desarrolla su trabajo entre México y Alemania, su patria está en su tela y sus pinceles.

Publicidad
Publicidad

PINTAR Y SENTIR

Cuando tengo una tela solo pinto lo que siento, creo que todo lo traemos en el subconsciente, las experiencias, lo que vemos, y eso trato de pintar, trato de recordar las experiencias buenas que he tenido en la vida, y eso es lo que plasmo, sin pensar se va desarrollando. Cuando estoy pintando podría decir: “Voy a pintar una naturaleza”, pero en el proceso los colores y todas las sensaciones van saliendo, llega un momento en que no pienso nada. Al pintar simplemente me dejo llevar, no pienso nada, no puedo, no escucho ni música. No sé cómo hay una conexión entre tu otro yo, tu subconsciente y los colores, y lo que va saliendo en el transcurso.

CONTINUIDAD

Cuando tengo una exposición y hago la serie para esa exposición, todas salen como del estilo, y después puedo retomar otras series que he hecho anteriormente, como es abstracto no va a salir igual, pero más o menos manejo el tipo de técnica, por ejemplo, si la serie me pide espátula vuelvo a hacer con espátula, y más o menos la dirección la puedo orientar un poco a las series que hice anteriormente, pero eso haciéndolo pensado, queriendo, por ejemplo, completar alguna serie que quedó incompleta, y trato de completar con los cuadros.

COLOR Y PSIQUE

Tengo una historia bastante, no sé si extraña pero yo no lo percibí. Estuve pintando en Alemania un tríptico, mi mamá había fallecido, creo que un mes antes o dos, tenía que entregar una serie e hice el tríptico y lo terminé. Luego llega mi pareja y me dice: “Wow, tu mamá”, y dije: “Bueno, ¿por qué dirá que es mi mamá?”, pensé que era por los colores que se iban elevando al cielo, y después ya tuve la fotografía del cuadro y era una persona que yacía sobre un lecho como de flores elevándose. Para mí fue bastante sorprendente cuando vi, porque ese cuadro lo tomaron como referencia para la invitación.

SUBCONSCIENTE

Lo que pasa es que creo que todos los conocimientos que has adquirido en los centros de estudio se quedan en el subconsciente, y manejar el equilibrio, balance de colores, todo eso al final solo es cosa de técnica, de ver que esta raya se ve muy marcada, pues la bajas y eso, pero eso ya es el final, los detalles, pero el proceso en sí es con el subconsciente, no lo haces pensando, no puedo pensar antes “voy a pintar a mi mamá”, pues no. Simplemente lo que se vale es cómo me estoy sintiendo en ese momento.

EL AMOR POLIFACÉTICO

El amor es extenso, el amor es profundo, es superficial, ahorita hay mucho amor por el poder, lamentablemente. El amor que quería reflejar fue el máximo, que es el amor puro, en esta pintura puse varias tonalidades refiriéndome a otros amores, el dorado refiriéndome al amor superficial, los obscuros para el amor profundo, el amor trascendental. Son las experiencias que vas teniendo en el transcurso del amor, pues hay muchas cosas que suceden, hay cosas tanto negativas como positivas, a veces sufres. Alargando el tema lo llevaría hacia el amor alegre, al amor feliz, pero lo desarrollaría con los colores, y para el amor tormentoso, el amor triste, el amor frustrado, usaría colores más obscuros aunque creo que de todas maneras me saldría alegre.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.