• Regístrate
Estás leyendo: Vino mexicano…diversidad y riqueza
Comparte esta noticia
Martes , 21.05.2019 / 01:56 Hoy

Vino mexicano…diversidad y riqueza

Alberto Curis García, presidente de la Comisión de Vinos del Consejo Mexicano Vitivinícola, señaló que han crecido el número regiones y viñedos.
Publicidad
Publicidad

“En México tenemos regiones, tenemos microclimas suficientemente buenos e importantes para darle a los vinos su propio carácter y decirle al mundo que este es el vino mexicano”, afirma Alberto Curis García, presidente de la Comisión de Vinos del Consejo Mexicano Vitivinícola (CMV).

En las últimas dos décadas, el consumo de vino en México creció más allá de 180%; asimismo aumentó la preferencia del consumidor por vino nacional.

Curis García asegura que “hace 10, 12 años, prácticamente no se ofrecía vino en los restaurantes y, hoy es común encontrar una gran variedad, muchos de origen mexicano. 

“La industria vitivinícola nacional ha evolucionado tremendamente, al grado de que la calidad del vino es reconocida en muchos países y ha recibido numerosas medallas, en importantes concursos mundiales”.

Terruños y variedad de estilos

La bodega más antigua de América, en Parras Coahuila, hoy Casa Madero, y Santo Tomas en Baja California, manifiestan la tradición vitivinícola mexicana. “Quiere decir que venimos haciendo un esfuerzo, de tamaño diferente al que se está haciendo ahora, pero con mucha intención. Hoy ha crecido el número regiones y viñedos, evolucionado la calidad y carácter del vino”, advierte Alberto Curis.

“La viña, como las personas, tiene su carácter”. La misma variedad de uva puede expresarse de manera diferente, según los terruños en donde se produce. Por ejemplo: “la nebbiolo de Coahuila, con la de Querétaro o una de Baja California son la misma variedad sin embargo, tienen un carácter diferente”, concluye el directivo.

El buen camino y los resultados

Desde hace 70 años, el Consejo Mexicano Vitivinícola representa a productores de las cinco vocaciones de uva: de mesa, uva pasa y para elaborar jugo, vino o brandy.

A partir de los años ochentas, el organismo ha venido apoyando y promoviendo puntualmente a la industria vitivinícola, con óptimos resultados. Por citar algunos ejemplos, a partir del año pasado “México volvió a participar en la Asociación Mundial de la Vid y el Vino, una de las organizaciones más importantes del mundo”. Además, en los últimos diez años, el consumo de vino per cápita en el país, creció de un cuarto de litro, a un litro. Para Alberto Curis, esto y “el incremento de asociados, significa que vamos por buen camino”.

Cabe destacar que, el CMV está trabajando estrechamente con la nueva administración para obtener apoyos en temas agrícolas, “así como en encontrar fórmulas para recibir el retorno del pago de impuestos, y canalizarlo directamente a la tecnificación de viñedos y bodegas, o a fortalecer la comercialización”.

Por otro lado, el Consejo busca colaborar con la Secretaría de Turismo y apoyar el esquema del enoturismo. “Un modelo ideal que promueve no solo el vino, sino aspectos de las regiones como la gastronomía, las tradiciones y lugares de interés. Como lo hace el Valle de Guadalupe, Querétaro o Guanajuato”, advierte el directivo.

¿Los retos? “Seguir mejorando la calidad de los vinos, adoptar las tecnologías que surgen en los campos de países centenarios en viticultura, fomentar la profesionalizar universitaria de las trabajos y buscar el apoyo gubernamental necesario para crecer y consolidar la industria”.

REPL

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.