• Regístrate
Estás leyendo: Omite Ejecutivo convocatoria para consejero de la Judicatura
Comparte esta noticia
Lunes , 22.04.2019 / 15:31 Hoy

Omite Ejecutivo convocatoria para consejero de la Judicatura

El hecho. El gobernador debió expedir dicho aviso desde el pasado 25 de febrero, lo cual hasta el momento no ha sucedido, sumando así un retraso de más de un mes.
Publicidad
Publicidad

Pese a que uno de los consejeros de la Judicatura está por terminar su encargo, el gobernador Jaime Rodríguez, quien debe realizar la designación, lleva más de un mes de retraso en la emisión de la convocatoria pública correspondiente.

De acuerdo con la Constitución Política del Estado, al Poder Ejecutivo le corresponde designar a uno de los integrantes del Consejo de la Judicatura, pero para ello debe expedir una convocatoria por lo menos 90 días antes de la salida del consejero en turno, o bien, dentro de los 10 días posteriores a su retiro definitivo.

“Dentro de los diez días posteriores a la ausencia definitiva del consejero de la Judicatura o noventa días previos a que finalice el periodo de su encargo, el gobernador del estado emitirá una convocatoria pública por un plazo de quince días y contará con treinta días después de concluido dicho plazo para integrar la lista de aspirantes...”, cita el Artículo 85, fracción XXVII de la Constitución.

Tras esta fase se deberán establecer los mecanismos de análisis de los perfiles de los participantes, y luego de una serie de comparecencias individuales, el mandatario estatal elegirá al candidato de la lista de aspirantes acreditada.

Hugo Campos es el consejero de la Judicatura nombrado por el Poder Ejecutivo, cuyo encargo termina el próximo 26 de mayo.

En ese sentido, el gobernador Jaime Rodríguez debió expedir dicha convocatoria desde el pasado 25 de febrero, lo cual hasta el momento no ha sucedido, sumando así un retraso de más de un mes.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.