• Regístrate
Estás leyendo: “Monsiváis nos retrató con nuestras envidias, miserias o grandezas”
Comparte esta noticia
Lunes , 18.02.2019 / 17:41 Hoy

“Monsiváis nos retrató con nuestras envidias, miserias o grandezas”

Juan Guillermo López, amigo del cronista y editor de Malpaso, revela algunos detalles de El regreso de la Doctora Ilustración (Ph.D), así como su afecto por el autor fallecido en junio de 2010.
Publicidad
Publicidad

En El consultorio de la Doctora Ilustración (Ph. D) y El regreso de la Doctora Ilustración (Ph. D), ambos editados por Malpaso, se captura el ingenio de uno de los autores mexicanos más importantes y reconocidos del siglo XX.

A lo largo de más de cuatro décadas, Carlos Monsiváis publicó esa sección con vital gracia y pinceladas de humor e ironía propias de un autor que sabía exaltarlo en la prensa escrita. Juan Guillermo López, amigo del cronista y editor de Malpaso, nos platica de ambos volúmenes.

¿Dónde se podría decir que está la semilla de estos libros?

El consultorio es una actividad paralela, marginal de Carlos Monsiváis, de quien yo fui muy amigo, y en su momento cuando publicaba el suplemento de México en la cultura, ahí empezó la sección Por mi Madre, Bohemios, que fue muy famosa, de la cual todos nos acordamos, pero no todos nos acordamos de un recuadro que de vez en cuando publicaba Carlos que se llamaba El Consultorio de la Doctora Ilustración, que era una parodia del Consultorio de la Doctora Corazón, una sección de novelas rosas en las que las señoras preguntaban sobre temas totalmente hogareños, digamos, y había una señora que a la manera de Corín Tellado les respondía. 

Y entonces Carlos crea un consultorio en el que los consultantes son artistas, políticos, actores, poetas. Entonces cuáles son los problemas de un pintor que llega a los cocteles de la zona rosa en los setenta y nadie lo reconoce, cuando él siente que es el nuevo Diego Rivera o el poeta que ha escrito la nueva versión de Muerte sin fin y nadie lo pela, entonces se dirige a la Doctora Ilustración, quien le responde unas cosas absolutamente delirantes. 

Obviamente tanto las cartas como las respuestas son escritas por Carlos, y crea innumerables personajes, que es lo que hemos compilado en estos libros, que retratan de alguna forma, y esto es lo maravilloso, todo el ámbito político, social, cultural de entre los años sesenta y setenta, que nos dan una panorama de cómo funcionaba la cultura en ese Mexiquito que le llamaba Carlos Monsiváis. 


Que son temas que mantienen vigencia...

De eso se trata, Monsiváis, cuando uno juzga a los verdaderos artistas, resulta que son intemporales, él no lo demerita, es un grande del pensamiento, todas las personalidades que él retrata son intemporales, lo mismo existían en tiempos de Catulo, esos poetas que apuñalaban sin misericordia con sus epigramas, que existen hoy mismo en la rebatiñas que hay en torno a las becas del Conaculta. Entonces Carlos lo único que hace es retratarnos a todos, con nuestras envidias, miserias o nuestras grandezas que también las hay. Ese es el mérito de gran cronista. Yo quise mucho a Carlos, tuve un afecto enorme por él, por su familia, y entonces en ese conocimiento, recoger las triquiñuelas de Carlos cuando te hacía un chiste, una alusión, cuando te denominaba de cierta manera, lo engrandecía, porque transmitía una enorme cultura, creo que ahí radica la grandeza de los cronistas que no andan buscando las nubes del Parnaso.

¿Cómo fue el proceso del primer volumen?

Con un par de colegas, jóvenes del Claustro de Sor Juan, se seleccionó lo mejor de la Doctora Ilustración, y les dije vamos a teclearlo, porque estaba digitalizado, pero no se podía bajar. Ahí los puse a seleccionar, ellos me pasaban sus sugerencias, hicieron una labor de amanuenses durante más de un año y lo presentamos a la familia de Carlos, amigos míos, Rubén y Bety Sánchez Monsiváis, y les encantó, se lo presenté a Rafael Barajas, y entonces él escribió el prólogo, que es una carta dirigida a la Doctora Ilustración, y una respuesta de la Doctora, que es verdaderamente delirante ,de risa, además ilustra la portada y los interiores.

¿Cómo se pueden definir ambos libros?

El primer volumen se inclina más a la cultura y el segundo volumen más a la política, ese político a la mexicana tipo don Perpetuo, el personaje de Rius, esos personajes de la época priista más detestable. Entonces Carlos lo que hace en el volumen II son cartas de políticos que no saben qué hacer si no los seleccionan para ser el tapado, o si no van a alcanzar una curul o como eso que me encanta de “no sé si soy corrupto, porque nunca me han ofrecido una corrupción”, y le pedí a Lorenzo Meyer que escribiera el prólogo, que es muy divertido, y a Darío Castillejos, que ha ilustrado la portada e interiores. Entonces tenemos El consultorio de la Doctora Ilustración y a la manera de los luchadores que tanto le gustaban a Carlos, El regreso de la Doctora Ilustración. 


Su muerte

Fue el 19 de junio de 2010 cuando el célebre escritor mexicano Carlos Monsiváis dejó de existir.

El cronista falleció en un hospital de la Ciudad de México a causa de una fibrosis pulmonar.

Su legado

Escribió libros de ensayo, crónica y biografía y publicó artículos y columnas en varios medios impresos.Entre sus obras más célebres están Días de guardar y A ustedes les consta. También escribió Amor perdido y Principios y potestades.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.