• Regístrate
Estás leyendo: Matlachines enriquecen sus danzas con cultura y música
Comparte esta noticia
Domingo , 24.03.2019 / 03:28 Hoy

Matlachines enriquecen sus danzas con cultura y música

La ofrenda. Cientos de danzantes llegan hasta la Basílica de Guadalupe para dar gracias a la Morenita del Tepeyac y ofrecerle una demostración de su arte.
Publicidad
Publicidad

La calle Castelar es testigo del paso de miles de peregrinos que, año con año, llegan a la Basílica para dar gracias a la Virgen de Guadalupe.

El acto religioso se vuelve una demostración cultural gracias a la creatividad de los grupos de matlachines, exhibida en sus trajes multicolores y en la selección de la música que los acompaña.

Cada año llegan al Santuario poco más de mil 600 peregrinaciones, la mayoría de colonias de Monterrey y su área metropolitana aunque en los últimos años es notable el arribo de grupos danzantes procedentes de estados vecinos.

Es el caso de “Huitzilopochtli”, un grupo de danza ritual conocido como conchera azteca, el cual está conformado por bailarines de diversas ciudades del país aunque han organizado una agrupación en Monterrey.

De igual forma está la agrupación Tolosa, procedente del municipio de Pinos, en Zacatecas, que es invitado a ofrecer sus danzas en la colonia Estanzuela desde hace cinco años.

Una danza ritual

El sonido de varios caracoles tocando en la explanada de la Basílica da inicio a la ceremonia. Poco más de 50 bailarines, con sus tocados de plumas y coyoleras en las piernas, hacen un círculo para danzar mientras que una multitud de personas se reúne a observarlos.

La agrupación “Huitzilopochtli” está conformada por danzantes principalmente de San Luis Potosí, aunque forma parte de una asociación con representantes en Ciudad de México, Estado de México y ahora Monterrey,

Gabriela Sánchez Martínez explica que se trata de la danza de “concheros”, quienes retoman los bailes, la música y trajes de la cultura azteca, o en algunos casos chichimeca, para realizar sus ceremonias.

“Somos danzas concheras aztecas, nosotros venimos de San Luis Potosí, allá tenemos nuestras mesas y ahí le bailamos al Señor del Saucito, que es a quien veneramos”, comentó Gabriela Sánchez Martínez.

La ceremonia ha durado poco más de una hora en la explanada de la Basílica, en donde se ha quemado copal mientras los danzantes forman círculos al ritmo de los teponaztli.

Si bien son agrupaciones con mayor visibilidad al centro y sur de México, en Monterrey poco a poco van tomando mayor visibilidad gracias a la recepción e interés de los regiomontanos, se comentó.

Al son del violín



El violín al hombro de Luis Guevara Pérez va marcando el son del baile para la danza de Tolosa, quienes proceden de Pinos, Zacatecas.



La agrupación está conformado por hombres y mujeres habitantes del municipio, quienes desde hace cinco años vienen a la colonia Estanzuela invitados por los propietarios de dicha ruta de transporte urbano.



Como toque distintivo, la danza se hace acompañar de un violín y tambora, instrumentos que dan ritmo a los más de 30 sones que guardan en su repertorio.



“Allá por el rumbo de nosotros, en Zacatecas, todas las danzas están equipadas con violín y con tambora”, comenta Guevara Pérez.



Con los primeros acordes un pequeño grupo de visitantes a la Basílica los rodea, sacan su teléfono celular y graban un tipo de danza que se bailaba en Monterrey hace algunas décadas pero que hoy casi se ha perdido. 


“Huitzilopochtli”



Un grupo de danza ritual conocido como conchera azteca, el cual está conformado por bailarines de diversas ciudades del país aunque han organizado una agrupación en Monterrey.



Danza Tolosa



Procedente del municipio de Pinos, en Zacatecas, que es invitado a ofrecer sus danzas en la colonia Estanzuela desde hace cinco años.





 



Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.