• Regístrate
Estás leyendo: Las ruinas del Colegio Rébsamen estuvieron intactas casi un año
Comparte esta noticia
Martes , 19.02.2019 / 14:17 Hoy

Las ruinas del Colegio Rébsamen estuvieron intactas casi un año

A un año del sismo del 19-S

Hay seis personas prófugas, entre ellas la directora y dueña del colegio; el DRO está preso, los vecinos piden un memorial y los padres de las víctimas exigen garantías de que no volverá a ocurrir una tragedia como ésta.
Publicidad
Publicidad

Por el hueco de un tapial, donde están clavados 26 angelitos de unicel, se ven cientos de polines que aún sostienen una estructura colapsada del Colegio Enrique Rébsamen, donde hace un año murieron 19 niños y siete adultos.

En el Colegio Enrique Rébsamen murieron 19 niños y siete adultos. (Foto: Araceli López).

El 19 de septiembre de 2017, un sismo de 7.1 cimbró la Ciudad de México y dos edificios de esa escuela colapsaron por el sobrepeso de tres departamentos con jacuzzi, bañera y piso de mármol, "una construcción que nunca se debió construir", coinciden padres de las víctimas y autoridades.

Hay seis prófugos por el colapso en el colegio. (Foto: Araceli López).

La escuela estaba compuesta por tres edificios, pero durante el sismo uno colapsó totalmente (edificio 1) y otro de manera parcial (edificio 2). Éste actualmente está sostenido por cientos de polines. El tercero se mantiene en pie y también tiene palos de madera para evitar un derrumbe.

El colegio Rébsamen colapsó por el sobrepeso de tres departamentos. (Foto: Araceli López).

El 1 de septiembre, MILENIO hizo un recorrido en el Colegio Rébsamen. La calle Rancho Tamboreo, en la delegación Tlalpan, donde se ubica la escuela, estaba cerrada con un tapial que rodeaba toneladas de losas y escombros apilados.

La calle Rancho Tamboreo estuvo cerrada durante 11 meses. (Foto: Araceli López).

Vecinos temían que el peso del cascote hundiera el pavimento y generara nuevas cuarteaduras en sus casas, por lo que exigían constantemente a las autoridades retirarlo.

Vecinos acusaron que sus casas sufrieron daños por el colapso de la escuela. (Foto: Araceli López).

El día del recorrido, desde una azotea, se lograron ver las butacas, tierra, losas y escombros apilados sobre la calle y el patio de un edificio aledaño, al que las autoridades le tiraron la barda para acomodar el cascajo.

Los vecinos afirmaron que se endeudaron con créditos para areglar sus casas. (Foto: Araceli López).

Durante casi 11 meses, los trabajos de demolición y retiro de escombros estuvieron detenidos. Los padres de las víctimas temían se perdieran las pruebas para castigar a los responsables del colapso que mató a 26 niños y adultos.

Familiares de las víctimas exigen garantías de no repetición. (Foto: Araceli López).

Después de reuniones entre padres y autoridades, el 20 de agosto se iniciaron los trabajos para demoler el edificio 1.

Quedan pendientes los trabajos en los otros dos edificios del Rébsamen. (Foto: Especial).

Doce días antes de que se cumpliera un año de la tragedia, las autoridades terminaron la demolición, se llevaron los escombros del edificio 1, limpiaron la calle y el patio del predio aledaño al colegio, además de que se reabrió la calle Rancho Tamboreo al tránsito vehicular.

Así estaban los escombros. (Foto: Araceli López).
Así quedó tras la remoción de losas. (Foto: Especial).

Los 920 metros cúbicos de escombro que estuvieron 11 meses sobre la calle fueron retirados en 17 días, cuando las autoridades tenían previsto hacerlo en ocho semanas, de acuerdo con la Secretaría de Obras y Servicios de la Ciudad de México.

Había 920 metros cúbicos de escombro.

La dependencia reconoció en un comunicado que las losas y el escombro del edificio 1 “representaban un riesgo para los inmuebles colindantes y sus habitantes”.

La camioneta de la dueña del colegio y el edificio 3. (Foto: Araceli López).

A los edificios 2 y 3 no se les hizo nada “debido a la situación jurídica que guarda” el predio. De él, la Procuraduría recabó pruebas para buscar y detener a seis probables responsables del derrumbe, una de ellas es Mónica García Villegas, directora y dueña del colegio, quien ordenó construir los departamentos sobre los salones de clases.

Mónica García Villegas, directora y dueña del colegio, está prófuga. (Foto: Araceli López).

Actualmente el Director Responsable de Obra del colegio, Juan Mario Velarde Gámez, está vinculado a proceso por el delito de homicidio, ya que, de acuerdo con la Procuraduría capitalina, dio su aval para que la dueña construyera dos niveles más en la escuela y habitar en esa área, además de que fue omiso en el cumplimiento de las normas en materia de construcción.

Once meses después se reabrió la calle al tránsito vehicular. (Foto: Especial)

Ahora los vecinos proponen que en el predio se construya un parque en memoria de los 26 fallecidos, mientras que los padres de las víctimas exigen justicia y buscan garantías para que nunca vuelva a derrumbarse una escuela por falta de supervisión y protocolos.


jbh

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.