• Regístrate
Estás leyendo: El Mesón Estrella, punto de tradición y buenos sabores
Comparte esta noticia
Viernes , 22.02.2019 / 09:34 Hoy

El Mesón Estrella, punto de tradición y buenos sabores

El mercado centenario, ubicado en el corazón de Monterrey, ofrece toda clase de insumos relacionados con los alimentos, siendo una zona de referencia para los regiomontanos.
Publicidad
Publicidad

Si usted está buscando un ingrediente, por más raro o tradicional que pueda ser, seguramente es posible encontrarlo en el Mesón Estrella.

El mercado centenario, ubicado en el corazón de Monterrey, ofrece toda clase de insumos relacionados con los alimentos, siendo un punto de referencia para los regiomontanos e, incluso, para los chefs de la ciudad.

Llegar al famoso mercado, ubicado en el cuadrante comprendido entre Juan Méndez, Aramberri, Colegio Civil y Ruperto Martínez, no es nada fácil debido al tráfico y el mal estado de las calles, pero ya estando ahí la visita se vuelve una grata experiencia.

Como establecimiento tiene “más de 75 años”, menciona Antonio Román Pereira, coordinador general de los comerciantes establecidos del Mesón Estrella. Sin embargo, desde principios del siglo XX ya se distribuían alimentos de los pueblos cercanos en dicho lugar.

“Llegaban en carretas”

El Mesón Estrella colinda a unos cientos de metros de otro espacio emblemático, como lo es el Mercado Juárez, éste último iniciándose su construcción en 1907, a decir del historiador Eduardo Cázares Puente.

La zona era poco habitada, pues los amplios terrenos eran utilizados por caravanas de cirqueros y realización de ferias, dando lugar para la creación de estancias o “mesones” para la recepción de los viajeros.

“Se dice que aquí antes era un mesón donde llegaba la gente de los ranchos a ofrecer sus mercancías, llegando en caballos o carretas”, relata Antonio Román Pereira, con más de 30 años de venta de frutas, verduras y especies en su local sobre la calle Ruperto Martínez.

Como tal, el Mesón fue inaugurado 1932 por un grupo de comerciantes estableciéndose como un punto de venta para toda clase de alimentos y artículos regionales. El espacio ha tenido diversas modificaciones y cierres parciales, como un incendio que afectó a los locatarios hace 20 años.

Fresco y barato

“¡Lleve la mandarina de temporada para que no le de influenza!”, grita un vendedor ante los frutos de un naranja rebosante. “¡Tome guayaba, es perfecta para la mujer que amamanta¡", indica un rótulo en otro negocio.

En el Mesón Estrella hay de todo: chile de piquín traído “desde el merito monte”, orégano de Higueras, ristras de ajo que viajan desde Doctor Arroyo o miel pura de abeja de Allende.

Pero también hay toda clase de hierbas curativas, venta de quesos traídos desde alguna rancherías, morcilla “recién hecha” o diversas clases de pescados “de Tamaulipas”.

“Hay una diferencia muy grande en cuestión de precios, te podría decir que hasta del 50 por ciento con respectos a los súper mercados”, apunta Román Pereira.

El Mesón no es solo un punto para la venta de productos regionales, sino que también es referencia para los artesanos de Puebla o Michoacán que llegan a vender sus artesanías en hoja de palma antes de Semana Santa, o al comercializar la flor de cempasúchil para noviembre.


Proyectos frustrados

A pesar de ser un referente histórico para el centro de Monterrey, la zona que comprende el cuadro entre las avenidas Cuauhtémoc y Juárez, sobre Aramberri y Ruperto Martínez, carece de toda atención municipal y gubernamental.

Calles con múltiples baches, fisuras del drenaje o agua estancada, banquetas en mal estado o muy angostas, además de otros problemas como la proliferación de giros negros.

Por si fuera poco, el tráfico ocasionado por las múltiples rutas de transporte público hacen aún más difícil el acceso y el tránsito de las personas.

Antonio Román Pereira refiere cómo han existido intentos por mejorar la zona. Relata un proyecto de mejoras con el ex gobernador Sócrates Rizzo, que pretendía crear una plaza frente a los templos de Dolores y Perpetuo Socorro, dos joyas del arte sacro de Nuevo León.

“Los templos son muy importantes, los dos son una belleza, pero se han ido ahogando con tanto negocio. Antes querían hacer una plaza frente a las iglesias pero no se llegó a un acuerdo”, señala.

En 2017, estudiantes de la Facultad de Arquitectura de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL) emprendieron un proyecto para identificar las necesidades del Mesón Estrella con la posibilidad de una restauración, indicó el comerciante.

“Nosotros le dijimos a ellos (la UANL) que quisiéramos que se hiciera el proyecto, este lugar sigue siendo fundamental para la clase media, o incluso clase alta. Hace días vino un chef de la Ciudad de México, que vino a visitar y se llevó varias cosas”, comenta Román Pereira.

Intentos de rehabilitación

Antonio Román Pereira refiere cómo han existido intentos por mejorar la zona. Relata un proyecto de mejoras con el ex gobernador Sócrates Rizzo, que pretendía crear una plaza frente a los templos de Dolores y Perpetuo Socorro, dos joyas del arte sacro de Nuevo León.

Otro de los proyectos correría a cargo de la Facultad de Arquitectura, en 2017.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.