• Regístrate
Estás leyendo: El impacto emocional de tener un padre ausente
Comparte esta noticia
Sábado , 23.03.2019 / 21:22 Hoy

El impacto emocional de tener un padre ausente

El síndrome del padre ausente explica los problemas emocionales causados por la ausencia paterna o por sentirlo inaccesible, a pesar de vivir con él.



Publicidad
Publicidad

El síndrome del padre ausente explica las conductas y actitudes que se desarrollan en los niños cuando su padre fallece, se va de casa, o se encuentra distanciado emocionalmente de ellos, ya sea porque trabaja todo el día o porque simplemente no cuenta con las herramientas emocionales para cumplir con las funciones de un padre completo.

La intensidad de los problemas que puede desarrollar un niño o niña con este síndrome varía de acuerdo a la figura paterna que hayan encontrado durante su desarrollo -abuelos, tíos, amigos de la familia o profesores- y también por la edad que tenían cuando su padre biológico se alejó. Estos son los más comunes.

TE RECOMENDAMOS: Cinco tips para papás primerizos

Autoestima baja. Esto le dificulta tomar decisiones y creer en sí mismo.

Desconfianza. Tendrá problemas para confiar en los demás, pues siente que si su padre no se quedó con él cuando lo necesitaba tampoco lo harían los demás.

Conducta. Usa la rebeldía para llamar la atención de sus padres y se salta las normas. Puede presentar conductas compulsivas y dejarse llevar por sus impulsos sin razonar lo que hace.

Adultos dependientes. Un niño con este síndrome puede crecer para volverse un adolescente o adulto dependiente, pues busca llenar la sensación de vacío y tiene miedo a ser rechazado, por lo que puede sacrificarse en exceso para tener a alguien a su lado.

Problemas emocionales. Tiene dificultad para controlar sus emociones -en la adolescencia esto se vuelve particularmente difícil-, por lo que se puede presentar depresión, sensación de vacío, y en casos extremos, trastornos de la personalidad.

Si tienes la posibilidad de estar con tus hijos, aprovéchala, dedícales un tiempo para platicar con ellos, preguntarles cómo están, jugar o pasear. Si tienes un trabajo agotador o estás poco tiempo en casa, establece un día a la semana que sea sólo tiempo para ustedes y cúmplelo. Cada esfuerzo que hagas para educar adultos más sanos y felices siempre valdrá la pena.


mrf

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.