• Regístrate
Estás leyendo: 9 reglas financieras para toda mamá
Comparte esta noticia
Viernes , 22.03.2019 / 11:37 Hoy

9 reglas financieras para toda mamá

La relación con el dinero es difícil. Aquí unas recomendaciones para hacerla llevadera cuando incluyes a tus hijos.

Publicidad
Publicidad

Adina Chelminsky es mamá de tres, una de 20, otro de 18 y uno más de 11 años. Además es economista, autora de cuatro libros de finanzas personales (uno de ellos titulado Cabrona y Millonaria), y emprendedora mexicana. Si alguien puede compartir cómo manejar la relación entre el dinero, una mamá y sus hijos, es ella. Aquí sus nueve reglas.

1) No necesitas lo que todo el mundo dice que necesitarás. Esa lista interminable de compras para tu bebé no es obligatoria. Tampoco necesitan esos tenis que todos los amigos tienen o el perfume importado que usan todas las amigas. “El mayor porcentaje de gasto de los hijos se va en estos gastos que nos hacen sentir como que son necesarios”, dice Chelminsky, y añade que no los necesitan ni ellos, ni tú.

2) Las necesidades básicas son básicas siempre. Comida, gasto médico, casa y educación son los rubros en los que “dentro de tus capacidades y presupuesto, no escatimas”, dice la también autora del libro ¿Y cómo chingaos le hago?

3) No eres eterna. La protección para que tus hijos estén bien si faltas es importante siempre. “Si ya te vas a morir, muérete preparada”, dice Chelminsky. ¿Cómo van a vivir tus hijos si no estás?, ¿qué tipo de seguros de vida tienes tú y los otros proveedores en el hogar? La estrategia, dice Chelminsky, debe ser global y siempre debes pensar en las necesidades básicas del punto anterior.

4) “Sé cabrona con la lana que das a tus hijos”. Entre más chicos entiendan los niños que los recursos son limitados, menos trabajo les costará en el futuro conseguir lo que necesitan. “Limitarles el dinero es el mejor regalo que te puedes dar en el Día de las Madres porque lo que quieres son hijos financieramente independientes”, dice Chelminsky.

5) Habla con ellos de cómo está la situación familiar. No se trata de generarles miedo o angustia, pero que sepan que las cosas no están igual que siempre, dice la economista, y añade que esta conversación es para los hijos de sexto de primaria en adelante. El objetivo es no esconder la problemática financiera de la familia porque, aunque es responsabilidad de los padres resolverla, los hijos son resilientes y muchas veces encuentran soluciones o cómo aportar con algo.

6) No todos tienen que ser emprendedores. Adina Chelminsky también es mujer emprendedora y conoce las entrañas de este mundo de startups en el que ahora está de moda educar a los hijos. Pero no todos deben ser dueños de su propio negocio o tener la grandiosa idea que hará a la familia entera ricos. “Enseña a tus hijos una buena ética de trabajo, a ser buen empleado, y si después son emprendedores, ¡padrísimo!”, dice Chelminsky.

Una buena ética de trabajo es: respetar a quienes colaboran con ellos, tener la disciplina de entregar lo solicitado -aunque sientan que es menor a lo que ellos deben hacer-, cumplir con las reglas establecidas y entender que todo trabajo es digno.

7) Disfruten el dinero. Los hijos deben saber el valor del dinero y que los recursos son limitados, pero, también deben disfrutarlo contigo. Vayan juntos por ese premio semanal “porque trabajaste sin parar toda la semana”, dice Chelmisnky, o permíteles esos gustos de vez en cuando porque al final el dinero es el recurso que nos permite hacer muchas cosas, entre ellas, disfrutar.

8) El dinero no se condiciona. Si tú les das a tus hijos una cantidad a la semana de dinero, ya sea porque participan en labores de la casa o porque es su ‘domingo’, no olvides que ese dinero no se condiciona. No porque “se portó fatal esta semana y traes a tu hija adolescente atorada en la garganta le quitas ese dinero que le das siempre, tampoco le darás más cuando se porta bien”, dice Adina. Cuando estableces por qué y cuánto dinero le darás a tus hijos debe quedar la regla clara y no se quita o se aumenta por lo emocional.

9) El dinero no es lo más importante en la vida. Esta es la mayor lección que debes repetir a tus hijos. Hay que planear, ahorrar, invertir, limitarlo, explicárselos y disfrutarlo, pero siempre bajo al gran paraguas de que el dinero, aunque fundamental, no es lo más importante.

¡Lo que tu mamá sí quiere que le regales!

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.