• Regístrate
Estás leyendo: Las muchas muertes de AC/DC
Comparte esta noticia
Viernes , 26.04.2019 / 04:04 Hoy

Las muchas muertes de AC/DC

Publicidad
Publicidad

EL ÁNGEL EXTERMINADOR

Daniel Herrera

@puratolvanera


Poco tiempo llevaba en el planeta y descubría el mundo a mi alrededor con total estupefacción. La vida musical se movía al ritmo de mis padres, un tío y mi hermano mayor. Mi hermano ponía lo que estaba de moda en los ochentas: Quiet Riot, Van Halen, Twisted Sister y otros similares. Mi memoria musical es mejor que la visual, pero recuerdo algunas imágenes televisivas de mi niñez y una de ellas se quedó en mi mente para siempre: “You Shook Me All Night Long” de AC/DC. Y no eran tanto las tetas de las muchachas, aunque sí, pero en ese entonces me atraía más la narrativa: Brian Johnson caminando por algunas calles inglesas y los hermanos Young, vestidos de colegiales, detrás de él, listos para burlarse de sus acciones. A medio video, aparecían todos arriba del escenario, rockeando como debe de ser: rodeados de bellas mujeres vestidas de cuero negro. Supe, aunque era un niño de nueve años, que la vida tendría que ser así. Que seguro era la mejor manera de existir.

Desde ese momento AC/DC se convirtió en uno de mis grupos favoritos. Tardé algunos años en comprar el primer casete de ellos, que no fue Back in Black, sino el álbum en vivo de 1992, aunque me sé de memoria el mítico disco de 1980. Es de esa manera que muchas canciones de AC/DC están ahí en mi mente y puedo traerlas de regreso cuando quiera.

Ahora que murió Malcom Young volví a escuchar todos los discos de estudio y lejos de agotarme su sonido, que por momentos parece un cliché de ellos mismos, descubrí que AC/DC sigue funcionando gracias a que fueron fieles a un estilo del que no son fundadores, pero ha logrado instalarse en la mente de Occidente como el más característico del hard rock: guitarras distorsionadas, una voz rasposa y aguda y un ritmo machacón.

Lo más sorprendente de todo esto es que lo hicieron a pesar de ellos mismos. El primer tropezón lo recibieron cuando murió su cantante Bon Scott en 1974. La banda continuó gracias a la insistencia del propio padre de Scott.

En 1988, Malcom Young tuvo que retirarse del grupo durante una temporada para tratar su adicción al alcohol. Esto, más los constantes problemas con su baterista Phil Rudd, a quien han corrido y readmitido en el grupo más de una vez, convirtieron a los ochentas en una época de grandes ventas y caída en picada.

Hace tres años, Malcom anunció su salida del grupo por culpa de una demencia senil que lo arruinó hasta matarlo. Su lugar fue ocupado por otro Young, el sobrino Stevie. En 2016, su cantante insignia, Brian Johnson, tuvo que retirarse debido a un problema de audición. Los doctores le advirtieron que si seguía de gira quedaría por completo sordo. A pesar de que las segundas opiniones médicas fueron más amables, Angus contrató a Axl Rose para que se quedara definitivamente (otro duro golpe a la banda, pero sobre todo para sus fans).

Los dos elementos más longevos y que han dejado el grupo es el baterista Phil Rudd, quien fue condenado a pasar ocho meses de arresto domiciliario por poseer algo de mariguana y metanfetaminas, y Cliff Williams, el bajista desde 1977, quien anunció su retiro después de la gira del año pasado.

La banda sigue adelante y la muerte de Malcom no ha detenido a Angus, el único miembro original que queda. El guitarrista ha hecho público que ahora la dupla creativa son él y Axl Rose, con quien, al parecer, logró una efectiva colaboración.

¿Es AC/DC una empresa que no puede detenerse o solo una banda de rock? Pienso que fue enorme, pero que ahora el sonido del dinero ha permitido que los actos sucios de Angus parezcan muy baratos. Es momento de cerrar el capítulo AC/DC, aunque es el guitarrista quien tiene el poder de darle la última muerte al grupo.

Mientras escribía este texto, tuve que salir a comprar víveres porque ahora soy un hombre de familia en lugar del rockstar que alguna vez soñé. En el auto canturreaba “It’s a Long Way to the Top (If You Wanna Rock ‘n’ Roll)”, de pronto, en la radio transmitieron la misma canción. Si fuera todavía un adolescente, creería que había en el hecho un mensaje oculto. Lo bueno es que ahora soy un adulto amargado que utiliza la música de grupos como AC/DC para olvidar los problemas diarios. Pienso que ahí radica la longevidad y popularidad del grupo: en la habilidad de regresarnos a la pubertad, cuando tocábamos la air guitar a la primera oportunidad.

No solo se trata de la calidad de la música en sí, en donde la guitarra de Angus parece sostener al grupo, aunque, es obvio que sin la base rítmica y armónica no habría nada. Y también la calidad del vocalista en turno, quien canta letras sencillas, sexuales y graciosas, todos los elementos son fundamentales para que esta música tenga éxito.

No es solo lo anterior, este hard rock nos recuerda los buenos momentos de la adolescencia, lo hace con todas las generaciones que los han escuchado. Es un asunto de diversión despreocupada. Por eso, a pesar de sus muertes y resurrecciones, AC/DC sigue siendo una de las bandas más grandes del planeta. Porque el rock and roll no es contaminación ruidosa, es siempre algo más.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.