• Regístrate
Estás leyendo: El regreso de las caricias
Comparte esta noticia
Martes , 19.02.2019 / 14:19 Hoy

El regreso de las caricias

EL SEXÓDROMO

El resultado será maravilloso si los practicantes se dejan llevar por estos elementos.
1 / 2
Publicidad
Publicidad

La práctica del erotismo está llena de prejuicios, miedos y tabúes, pero también de posibilidades que pocas veces exploramos porque nos han hecho creer que el “sexo” consiste en meter el pene por donde se pueda, moverlo hasta que su poseedor tenga un orgasmo y listo. Es más común de lo que nos gustaría reconocer.

Las nuevas generaciones son bastante curiosas y, a diferencia de las anteriores —que también lo eran, aunque tenían menos información—, cuentan con diversas plataformas que ofrecen contenidos que los ayudan a vivir con menos inseguridades o barreras. Ven la diversidad como algo natural (sigue siendo un drama salir del clóset con sus padres, por ejemplo, pero entre sus iguales comienza a desaparecer el temor por compartir una orientación sexual o una identidad de género distinta a la binaria o heterosexual), no contemplan el matrimonio como la mejor posibilidad para ejercer su derecho al placer, tienen más métodos anticonceptivos a su disposición. También tienen que sortear el bullying, las consecuencias de “pasar el pack” (con su fanatismo por “salir a cuadro” con poca ropa, en el jelengue cachondo o desnud@s), el acoso, la violencia y los embarazos no deseados, resultado todo, en buena medida, de una permisividad mayor con muy poca educación sexual integral.

No se trata de pretender volver a “meterlos en el redil”, porque ese corral es dañino al bloquear su desarrollo armónico en la sexualidad, sino de platicar con ellos. ¡Ya sé, suena obvio! Pero cuando platico con padres y madres de adolescentes —ya no digamos de niños y niñas— me topo con la misma historia de siempre: no saben cómo hablar con sus hij@s “de sexo” porque ell@s mism@s tienen carencias informativas o una idea muy cerrada o breve sobre todas las maneras que existen para sentir rico, explorar el deseo naciente, sentirse contentos y seguros.

Por ello, me interesó leer esta semana una nota que habla sobre la posibilidad actual de tener encuentros eróticos sin penetración del pene, basados en las opciones con que contamos estando frente a otro cuerpo desnudo. Son infinitas, se los juro.

DEL PETTING AL KING OUT

En los setenta se puso de moda el agasaje sin penetración porque aún no existían muchos métodos para evitar un embarazo, la virginidad poseía un gran valor social y los jóvenes no contaban con poder adquisitivo para comprar la píldora o los preservativos. En los noventa le llamábamos “faje” y era muy sabroso, pues los integrantes de la Generación X, con todas sus desilusiones aunadas a su descubrimiento de la vida con todos sus claroscuros post guerras, encontrábamos en el contacto físico un alivio, un apapacho, pero no siempre llegábamos al coito porque seguíamos aún los estándares impuestos por la colectividad. No es que no hubiera sexo con penetración. ¡Claro que se daba! Pero los rituales para conseguirlo eran, en muchos casos, más complejos; por eso, la primera escala era el “faje”, como un pasaporte al Reino Aventura del placer.

En la primera década del siglo XXI la práctica fue bautizada como petting, cuyo fin es besar, acariciar, rozar a la pareja, dejando a un lado la penetración y el sexo oral. Se puede practicar con ropa o sin ella, respetando la consigna de que el miembro masculino se queda fuera del cuerpo ajeno pero no de la jugada.

En años recientes a esta práctica se le conoce como king out (el rey afuera) y sigue las mismas reglas que lo hecho anteriormente con otros nombres. Al contrario de la canción “Las manos quietas”, aquí deben estar más movidas que nunca, al igual que la lengua y, sobre todo, el cerebro. La imaginación. El resultado será maravilloso si los practicantes se dejan llevar por estos elementos.

Se trata de una práctica que puede servirle mucho a l@s jóvenes, ya que aprenderán que el deseo se puede controlar, que no es verdad que se necesita la penetración para sentir placer o tener orgasmos, que es posible controlar la eyaculación, ser mujeres multiorgásmicas y, cuando se ejecuta con todas sus reglas, a evitar un embarazo no deseado y contraer infecciones. También puede ser de gran utilidad para las parejas que llevan muchos años de unión y ya están hartas del pan con lo mismo. Una de las riquezas del erotismo es la capacidad que tenemos hombres y mujeres de sentir placer de muchas maneras, con diversas intensidades o duraciones.

LAS REGLAS DEL JUEGO

Se vale desnudarse. Mirarse a los ojos. Poner música. Tener preservativos por si las moscas. Contar con tiempo (aquí no aplican los rapidines). Estar en un lugar cómodo y seguro. Sacar a volar la imaginación.

Los besos son el puerto de partida por excelencia para el viaje por el anhelo y las sensaciones que guarda cada cuerpo humano. Dárselos sin límite de tiempo mientras las manos recorren toda la anatomía ajena es un ejercicio precioso para conocer el cuerpo de la persona que amamos o nos gusta.

La masturbación en pareja es padrísima: excita porque alebresta varios sentidos. Mirar el pene de nuestro compañero entre las manos, sopesándolo, sintiendo su piel, moviéndolo, tocándolo por completo o en partes con la ayuda de un buen aceite será una experiencia maravillosa que podría detenerse justo cuando el susodicho comience a entrar en el umbral previo al clímax. Hacer lo mismo con una vulva femenina le generará a su dueña cuando menos un orgasmo increíble si se frota el clítoris con esmero, pero si la persona que la está acariciando lo hace sin pensar en el tiempo y con fuerza en la mano, podría llevarla al multiorgasmo. Ojo: se vale introducir algunos dedos en su interior, tratando de ubicar el Punto G o ese lugar rugoso que se siente como una nuez o presenta unas líneas o “canales” al tacto.

También se pueden integrar juguetes sexuales. Los hay para ambos sexos; les recomiendo los básicos: un balín vibrador para estimular el clítoris y cualquier otra parte del cuerpo, un anillo con o sin vibración para el pene, un multivibrador para ellas, que estimule varios lugares a la vez, los juegos eróticos de mesa, los aceites comestibles y las velas cuya cera no quema.

La lengua puede deambular por cada partecita, ir de los pies a las orejas, por delante y por detrás, dando prioridad a las caricias.

No solo será una delicia sensual, sino que también ayudará a fortalecer los vínculos amorosos de la pareja. ¡Ya me contarán!

***
EL CONDE PICCORETTO COLIBRADO DI CASANOVA

Ligero espadachín aéreo;
tornasolada es su moral y estampa.
Invernadero, vivero y chinampa,
son su feudo y patio de recreo.


Refinado sommeliere-emplumado,
catador instantáneo de centurias;
degustas con pomposa alcurnia,
el néctar de la orquídea y la petunia.


El rocío cura su resaca;
Fénix-enano en casaca y coleto...
¡Quién más!
¡Es el Conde Piccoretto!


Verónica Maza Bustamante
elsexodromo@hotmail.com
@draverotika
FB: La Doctora Verótika

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.