• Regístrate
Estás leyendo: Barenaked Ladies. Ironía y orgullo en los 150 años de Canadá
Comparte esta noticia
Sábado , 20.04.2019 / 22:02 Hoy

Barenaked Ladies. Ironía y orgullo en los 150 años de Canadá

Publicidad
Publicidad

EL ÁNGEL EXTERMINADOR
Wenceslao Bruciaga

He aquí el soundtrack que hace unas semanas celebró el siglo y medio del país de la hoja de maple

* * *

Se supone que el último fin de semana de junio tendría que ser de orgullo gay, harto arcoíris y harto joto de pectoral desnudo saturando las calles del Downtown de Toronto, en un principio, casi el objetivo principal de mi viaje.

Pero 2017 coincidió con la celebración de los 150 años de la formación de Canadá como Estado confederado, por lo que el Toronto Pride tuvo que recorrerse una semana antes, y de pronto me vi en la Nathan Philips Square, famosa por sostener la palabra Toronto en uno de sus ángulos, fondo casi obligatorio para la foto y la hoy indispensable selfie, a un costado del edificio City Hall construido en la década de los 60 del siglo pasado por el arquitecto finlandés Viljo Revell, ganador del concurso convocado por el alcalde de entonces, Nathan Phillips, el primer regente judío cuya religión empezaría a ser punto de partida del orgullo multiculturalista de Toronto y de todo Canadá, y cuya asimétrica y semirredonda estructura brutalista recuerda las obsesiones de JG Ballard y explica, de algún modo, le mentalidad del cineasta canadiense David Cronenberg.

Viva Canadá, cabrones

Durante el viernes de arranque de los eventos más potentes de los festejos del conocido como Canada 150, los viveros tenían banderitas de Canadá sembradas en las macetas, las calles de Toronto se encontraban adornadas por carteles con la emblemática hoja de maple rediseñada en una serie de diamantes minimalista creada por Ariana Cuvin, estudiante de arte digital de la Universidad de Waterloo, inmigrante de Hong Kong llegada al segundo país más extenso del mundo en 2002 y ganadora del concurso nacional en busca del logo de los 150 años. Los bancos regalan rebanadas de pastel mientras esperas tu turno en la ventanilla para pagar la tarjeta de crédito, aclarar cargos o cambiar dólares.

Después, mucha gente se encaminó al centro de la plaza Nathan Phillips. Aquí la celebración es como un festival de world music curado por Peter Gabriel y el multiculturalismo es parte del orgullo. Totalmente gratuito.

Cuando llegué, había un grupo de música tribal tocando en el centro de la fuente, después, en el escenario principal, sale Bareto, un grupo de electro-tropicalia-cumbia que por momentos me recordaba a Los Joao seguido de Buffy Sainte-Marie. Paul me dijo que es una cantante de bastante prestigio en Canadá, empezó su carrera al mismo tiempo que otro ícono canadiense, Joni Mitchelle, pero mientras esta última amplió sus horizontes más allá de las fronteras con un folk-pop más accesible, Sainte-Marie apostó por sus convicciones altamente políticas y si bien es conocida en muchas capitales anglosajonas, no cuenta con la misma fama que Mitchelle.

Pero las estrellas más ansiadas de la noche son los Barenaked Ladies, el grupo salido de los suburbios de Scarborough en Toronto, cuyas reputación y devoción nacional, descubrí, vendrían siendo el equivalente al de Caifanes o Café Tacuba de este lado. La audiencia bufaba una expectación nerviosa y sudorosa que se contagiaba. Sentí la obligación de ver ver cómo se celebraban 150 años de orgullo canadiense al ritmo de los Barenaked. Para nada me considero un fan. Abrieron con Boomerang, canción desconocida para mí, pero con un compás fiestero, de un radio friendly cínico que no dejaba indiferente.

Pero resultó que me sabía, no se por qué, hasta la entonación silábica más gemebunda de The Old Apartment y de inmediato me transporté a los años del Fixión, El Bulbo, Radiactivo 98-y-medio y por alguna razón me acordé de Abel Membrillo, no sé si era fan pero la primera vez que escuché a los Barenaked, fue después de una introducción de Abel en su horario matutino, con su inconfundible voz al micrófono. Reconocí varias rolas: “It´s All Been Done” (con la que me puse como Rubí en el clímax de sus XV Años, la verdad), “Light Up My Room”, “Pinch Me”, el tema principal de Big Bang Theory y una de mis favoritas de todos los tiempos, “Lovers in a Dangerous Time”, que siempre pensé era original de los Barenaked pero es un cóver de Bruce Cockburn, un cantautor de culto canadiense de larga trayectoria y al que vale mucho la pena clavarse en su discografía. Me puse bien pinche sentimental, como buen mexicano que creció con Cadenas de amargura.

Estar en el epicentro de los festejos de independencia de un país extranjero siempre es interesante, el choque de culturas es inevitable y terminas por darte cuenta de los contrastes de tus propias raíces. Los 15 de septiembre en México se asocian a una inmersión de trompetas de mariachi, bigotes y fetiches revolucionarios, melodrama a ritmo de “Cielito lindo”. Me encanta José Alfredo Jiménez y le prendo veladoras a Juan Gabriel, pero me caga “Cielito lindo”. Los Barenaked celebran la historia canadiense con un repaso de conmovedora sencillez con mucha nostalgia grunge, vecindarios y esquinas urbanas, reflexión política, improvisación, homenajes al Billboard canadiense; cuando empezaron a cantar Informer, de Snow, una bomba de gritos estalló, autoescarnio, humor entrañable y algo manchado y un chingo de ironía, de la nada empezaron a rapear, a hacer coreografías tontas y no tienen pedos en hacer cóvers a Bruno Mars, TLC o Justin Bieber. Me imaginé a Caifanes haciendo un cóver al Potrillo o algo así.

Cerraron con una canción que resume la irreverencia y honestidad de los Barenaked Ladies, “If I Had A Million Dollars”, una rola de una humildad burlona y honesta, con la que consiguieron un clímax emotivo. La multitud frente al escenario principal que montó el ayuntamiento cantaba entregada, y así, con una letra que se ríe del amor y las carencias, los Barenaked Ladies celebraron el festejo que recuerdan aquel 1 de julio de 1867, cuando las entonces cuatro colonias británicas de Norteamérica acordaron conformar la Confederación de El Dominio de Canadá, sin revoluciones ni tragedias ni traiciones. Por supuesto, el encore definitivo fue un espectacular show de pirotecnia que despegaron desde lo más alto del City Hall.

@wencesbgay

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.