¿Son dañinos los transgénicos?

"¿Cuántas personas pobres en el mundo deben morir antes de que consideremos esto un crimen contra la humanidad?", remata la carta firmada por 109 ganadores del Nobel, reproducida en cientos de medios y causante, claro, de un coro global de voces encontradas. Y es que va dirigida nada menos que contra Greenpeace, una organización a la que no suelen caerle cuestionamientos de esa magnitud y que se opone categóricamente al cultivo de transgénicos en general y específicamente del arroz dorado, una fuente de vitamina A, aseguran los firmantes, que puede ayudar a unos 250 millones de niños amenazados por la ceguera. El debate en torno a los transgénicos, creemos en Tribuna, es urgente. No es poco lo que se juega: la lucha contra el hambre, nuestra salud, la economía de muchos, la biodiversidad y, si se quiere, hasta los límites de la ciencia y la tecnología.


REGRESAR
    1. Andrés  F. Keiman

      Bajar la velocidad

      Profesor investigador de la UACM San Lorenzo ...
    2. Dante Ariel  Ayala Ortiz

      La paradoja y el dumping ...

      Biólogo y economista de la Universidad ...
    3. Jorge Enrique Linares

      Un asunto de religión

      Director del Programa Universitario de ...
    4. Francisco Gonzalo  Bolívar Zapata

      Tiempo de abandonar los ...

      Investigador Emérito del Instituto de ...
    5. Elena  Álvarez-Buylla

      El Principio de Precaución

      Miembro del Laboratorio de Genética Molecular, ...
    6. Pablo Meyer Rojas

      Entre la utopía y la ...

      Autor de “Genómica” (Tusquets).
    7. Alfredo Narváez

      Las trampas de la fe ...

      Periodista de la ciencia. Profesor de ...

Una opción segura y sustentable

Alejandro  Monteagudo

Director general de AgroBIO México, que representa a Syngenta, Dow, Pioneer, Bayer y Monsanto.

La alimentación es un tema de todos, y por consecuencia, la manera en como generamos nuestros alimentos concierte a la sociedad entera. En últimas décadas se han desarrollado diferentes sistemas de producción de semillas, ¿Por qué? Hay dos temas que responden esta pregunta. Primero, tenemos solo un planeta con cierta cantidad de tierra para producir. Y, segundo, la población mundial sigue creciendo. Entonces viene la segunda pregunta: ¿Cómo producir más en el mismo terreno? ¿Cómo mejorar la producción sin afectar bosques y selvas? ¿Cómo llevar alimentos sanos e inocuos a todos nosotros? Con ingenio e inteligencia, es decir, a través de tecnología, generando sistemas que permitan ahorrar agua, usar menos insumos y aumentar la producción. Ahí es donde entra la biotecnología agrícola.

Los organismos genéticamente modificados (OGM) han sido sometidos a múltiples pruebas comparativas para determinar su seguridad para la salud humana y la sanidad animal. El resultado: más de 2,000 publicaciones científicas elaboradas por diversos investigadores e instituciones acreditadas, que certifican tanto sus beneficios como su inocuidad para el consumo humano y animal.

El más reciente estudio en esta larga cadena de investigaciones fue publicado en mayo de 2016 por la Academia Nacional de Ciencias, Ingeniería y Medicina de los Estados Unidos. Después de revisar cerca de 900 investigaciones, escuchar a 80 expositores en tres reuniones públicas, y leer más de 700 comentarios sobre los cultivos genéticamente modificados, esta Academia muestra, entre otras conclusiones, que son inocuos para el consumo humano, es decir, son tan sanos como su contraparte orgánica.

Sabemos que estos temas causan polémica y dudas, sin embargo, conocemos que miles de científicos han dedicado años enteros en estudiar a los organismos genéticamente modificados (transgénicos) y han encontrado que son, para el consumo, seguros, e iguales en todos los sentidos a otros producidos de manera tradicional.

Para tener una opinión objetiva del tema, consideramos que es muy positivo que la ciencia se exprese públicamente; estos temas tan delicados deben de tener rigor científico, hablar con la razón, y promover un dialogo lógico en un asunto tan serio e importante como es la alimentación de todos nosotros.

Las empresas dedicadas al desarrollo tecnológico del agro invierten miles de millones de pesos en México, cada año, para ofrecer a los agricultores y al consumidor opciones de semillas que produzcan alimentos y forrajes seguros, que sean más productivas y que cuiden el medio ambiente al reducir el uso de agroquímicos. ¿Quién estaría en contra de usar menos agroquímicos? ¿De generar mas producción en la tierra existente para que no se destruyan bosques y selvas?

En un mundo que perfila más de 9,000 millones de habitantes hacia el año 2050, factores como la fertilidad de los suelos, el desarrollo de mercados, el manejo de plagas, el almacenamiento y las medidas para disminuir el desperdicio de alimentos, deberán ser considerados para cumplir con este objetivo. No obstante, estamos seguros de que una mayor adopción de cultivos GM coadyuvará determinantemente en estos esfuerzos.

Las empresas que integran AgroBIO México están convencidas de las ventajas, beneficios y potencial que nos ofrecen los cultivos GM, por lo que seguiremos invirtiendo en la investigación y desarrollo de tecnología, y trabajando de la mano de los agricultores, la industria, la academia y las autoridades para cumplir con nuestro objetivo de generar cconsciencia a partir de información científica. Juntos podemos desarrollar políticas y regulaciones nacionales que permitan el aprovechamiento de la biotecnología agrícola moderna, cuidando de la salud y del medio ambiente, además de la inversión y la transferencia de tecnología, con beneficios directos y tangibles para los agricultores y la sociedad mexicana en su conjunto.