¿Realmente veremos la pelea del siglo?

Que ni Floyd Mayweather ni Manny Pacquiao llegan en su mejor momento, por aquello de la edad; que todo es vulgar mercadotecnia; que la tele nos engaña; que al boxeo lo rigen las apuestas y nada más... Son muchas las objeciones que se hacen a la pelea del 2 de mayo entre los mejores "libra por libra del mundo", sin duda la más esperada de los últimos 15 o 20 años y la que más dinero, más medios de comunicación, más apuestas y más dólares por boleto ha movido desde los orígenes de "la dulce ciencia". Pero ¿hay un gran boxeo detrás de toda esa pirotecnia? ¿Son el norteamericano y el filipino grandes-grandes? ¿Veremos, pues, uno de esos espectáculos deportivos que marcan época? Destapen las cervezas y platíquenlo con nosotros.

REGRESAR
    1. Cristian  Mijares

      Lo que necesitaba el boxeo

      Tres veces campeón mundial del CMB, AMB y FIB.
    2. Marco Antonio 'Veneno' Rubio

      El guerrero contra la ...

      Ex campeón mundial de peso medio por el ...
    3. Erika  Montoya

      La pelea del dinero

      Reportera de La Afición especialista en boxeo.
    4. Luis Miguel Estrada

      El bronce contra el oro

      Autor de Crónicas a contragolpe.
    5. Mauricio Salvador

      El regreso del boxeo

      Editor de la revista Esquina Boxeo y autor de ...

El final esperado

Alejandro Toledo

Autor de De puño y letra, Historias del ring y La gloria también golpea. De la Hoya-Chávez (en prensa).

Alguien, presumiblemente Bob Arum, bautizó al encuentro entre Mayweather y Pacquiao como "el combate del siglo", y el promotor es un hombre con buena memoria boxística. Valoró, claro, los números que está sumando, y que por sí solos lo hacen histórico: el más visto, con mayores ganancias, en donde cada centímetro del calzón del peleador tiene un precio; y recordó, claro, otras convocatorias en el cuadrilátero a las que se colocó esa etiqueta.

Al vuelo de la pluma recuerdo dos: Jim Jeffries-Jack Johnson, en 1910; y Muhamad Ali-George Foreman en 1975. Curiosamente, esas batallas fueron reseñadas por grandes escritores: Jack London en un caso y Norman Mailer en el otro. La primera tenía el contexto de un malestar en los Estados Unidos por tener un primer campeón de peso completo de raza negra, por lo que revivieron a Jeffries (la "gran esperanza blanca"), ya en el retiro, para sacrificarlo entre las cuerdas. En Reno, la gente gritaba aterrorizada: "¡Que no lo noquee el negro, que no lo noquee el negro!" Fue un "combate del siglo" por lo que lo rodeó, no deportivamente. El otro, el de Ali-Foreman, sí es redondo en cuanto a las expectativas generadas y el resultado en el ring, porque era el regreso del "más grande", luego del castigo recibido al negarse a ir a Vietnam, y por el récord impresionante de Foreman, que saltó como favorito. La pelea se definió a favor de Ali en el octavo asalto.

¿Cuánto ganó Johnson por vencer a Jeffries? Cien mil dólares. ¿Cuánto ganaron Alí y Foreman? Cinco millones de dólares cada uno. ¿Cuánto se embolsarán Pacquiao y Mayweather? Entre cien y ciento cincuenta millones de dólares.

Pese al crecimiento desmesurado en los números, la actualidad boxística es un triste remedo del pasado. El ruido televisivo convierte en espectáculos mayores cosas que no valen la pena. Por mantener esa industria en movimiento, con facilidad se fabrican carreras. Es un boxeo que crea castillos en el aire. La televisión abierta mexicana por casi una década se olvidó del boxeo (en el dominio del pago por evento), y cuando creyó que podía darle buenas ganancias, volvió a él para sostenerlo a como dé lugar, con lo que haya a la mano. Es agobiante ponerse frente a la pantalla e intentar ver una pelea; el que lo intenta libra su propio combate contra el bombardeo de anuncios y lo gris del espectáculo. Los tres minutos de cada round se alargan en tres minutos de anuncios. Y luego resulta, además, que la gloria nacional, llevada a los altares por los medios, o enfrenta a un espantapájaros o pierde sin dignidad... para pedir al final una revancha. Son globos que se inflan y desinflan fácilmente.

Más que un gran peleador, Mayweather es un buen administrador. Es un empresario exitoso de sí mismo que aplica ese talento en el cuadrilátero; casi se diría que gana por cansancio del contrincante, pues lo obliga a perseguirlo y soltar golpes hasta crear las condiciones favorables para el contraataque. Acaso aplica aquello de "más que buscar el acierto, evitar el error", que dio buenos resultados a Bioy Casares al escribir La invención de Morel. La fórmula puede resultar interesante en la literatura pero aburrida en el ring. ¿Así será el encuentro con Pacquiao? Previsiblemente. No un boxeo frontal, de dos fuerzas que buscan la victoria, sino alguien que va hacia adelante, con sed de triunfo; y otro que observa, mantiene su distancia, se cubre con el hombro y ataca cuando siente la fatiga del oponente.

El problema, me parece, es la industrialización del espectáculo: el cine deja de ser arte cuando busca ganancias millonarias, la literatura se aligera para ser best seller y el boxeo, que debería concentrar emociones, administra sus flaquezas (con acento en el reality, la preparación de los combatientes, todo ese ruido exterior)... Las cintas de temporada, los llamados blockbusters, en el futuro serán considerados ridículos; el libro de primavera ni siquiera llegará al verano, porque su apuesta literaria es pobre; y los "combates del siglo" lo serán por las sumas millonarias que impliquen y la promoción espectacular, mas no por lo que vaya a ocurrir en el ring. Salvo que suceda algo excepcional, al final acaso diremos: "No era para tanto".