¿Quién gana cuando gana el Verde?

Lo que el viento a Juárez: eso parecerían hacerle al PVEM las multas como las que acaba de propinarle el Tribunal Electoral, los videoescándalos como el protagonizado por uno de sus líderes históricos, la acumulación de firmas para exigir su desaparición y hasta los roces con la nota roja de algunos de esos mismos líderes. Porque los verdes, a pesar de todos los pesares, son eficaces: según algunas encuestas, en las próximas elecciones podrían alcanzar un número histórico de votos, quizá hasta un 10% del total. ¿Cuál es el secreto de su éxito? ¿Hay algo más allá de la publicidad y la repartición de regalos?

REGRESAR
    1. Luis Carlos Ugalde

      El secreto del éxito

      Director General de Integralia Consultores. Ex ...
    2. Arturo  Escobar

      Un partido para todas las ...

      Coordinador de los Diputados del Partido Verde ...
    3. Alfredo Figueroa

      El color de la impunidad

      Ex consejero del IFE.
    4. Martha Tagle

      El plan B y su registro

      Consultora independiente. Ex diputada y ...
    5. María Santos Villarreal

      Un problema de voluntad

      Activista. Promotora de la recopilación de ...

El riesgo del autoritarismo

Carlos Puente

Senador del Partido Verde Ecologista de México.

Solicitar la pérdida de registro de un partido político nacional es contrario a cualquier espíritu de competencia democrática. Los partidos son organizaciones de ciudadanos cuyo propósito constitucional más importante es promover la participación política y facilitar el acceso de los ciudadanos a los puestos de representación popular mediante el ejercicio libre del voto.

En principio, solamente es el voto de los ciudadanos el que otorga o retira el registro a cualquier partido político. Retirar el registro a un partido por decreto de autoridad, como lo han propuesto nuestros adversarios, refleja una postura autoritaria, intolerante y absolutamente irrespetuosa de la voluntad de los ciudadanos que se ejerce a través del voto. Solamente en los regímenes que se convierten en dictaduras o en sistemas de corte autoritario, se cancela el registro a los partidos políticos mediante un decreto de autoridad, con la finalidad de eliminar y desaparecer la competencia política. No nos engañemos: lo único que se busca con este tipo de solicitudes es eliminar de la competencia democrática al Partido Verde, sin permitir que los ciudadanos puedan expresar sus preferencias libremente.

Es verdad que el Partido Verde ha sido multado por el modelo de comunicación política que ejercemos, un modelo que no está prohibido, pues es parte de los derechos constitucionales de los legisladores informar de los resultados de su gestión, pero la presión de diversos partidos y un cambio de criterio de las autoridades electorales ha derivado en diversas multas al Partido Verde.

La realidad es que únicamente se ha buscado comunicar a los ciudadanos lo que se hizo con las propuestas de campaña de hace tres años y lo que se logró. Éste, nos parece, es un ejercicio indispensable de rendición de cuentas. Pese a que no coincidimos con los criterios de la autoridad electoral, hemos respetado y acatado todas sus decisiones. Estas son las absurdas razones por las que nuestros opositores han solicitado que le sea retirado el registro al Partido Verde. Afortunadamente, el crecimiento electoral del partido en esta elección depende de los ciudadanos y solo de los ciudadanos. Frente a los ataques, en el Verde no le vamos a entrar a la guerra sucia, porque es faltarle el respeto justamente a los ciudadanos.

El Verde es un partido que concilia y busca acuerdos. Siempre hemos apoyado las propuestas de otros partidos cuando pensamos que ayudarán a los mexicanos. Por eso, a los ataques respondemos con logros concretos y propuestas. Cualquiera puede tener buenas ideas, pero en el Verde nos esforzamos por hacerlas realidad y por eso puedo afirmar que el Partido Verde sí cumple.