¿Es hora de despenalizar la mariguana?

¿Y si permitimos que los consumidores cultiven la mariguana que se van a fumar, beber o comer en sus casas? La idea, muy repetida por los medios en días recientes, no es de un activista, un congresista de izquierdas o un teórico con tendencias liberales, como es habitual, sino de un ministro, Arturo Zaldívar, que al formularla logró regresar a la arena pública un debate, el de la despenalización o legalización frente a la prohibición, que tiene muchas aristas –económicas, médicas, neurológicas, policiacas, económicas– y que en realidad no es nuevo ni en México ni en países como Uruguay o Estados Unidos, donde las políticas de apertura y tolerancia han ganado posiciones en los últimos años, pero que en realidad apenas empieza.  

REGRESAR
    1. Lisa  Sánchez

      Cinco argumentos para la ...

      Coordinadora del Programa Latinoamericano para ...
    2. Vicente Zarco

      Un remedio contra la culpa

      Psicoanalista.
    3. Jorge  Hernández Tinajero

      Cultivo sí, mercado no

      Presidente de Colectivo por una Política ...
    4. Juan Pablo  Becerra-Acosta M.

      ¿Y la cultura narca?

      Reportero de “Milenio”.

Adiós a los dogmas

Jesús Ramírez-Bermúdez y Camilo de la Fuente-Sandoval

Jefe de la Unidad deNeuropsiquiatría, Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugía / Jefe del Laboratorio dePsiquiatría Experimental, Instituto ...

Es necesario reflexionar acerca de la ironía de una prohibición establecida en México en la primera mitad del siglo XX, cuando se ignoraba que la cannabis ejerce sus efectos solamente porque interactúa con nuestros sistemas neuroquímicos cerebrales. Un antiguo sistema de cannabinoides endógenos guarda secretos relevantes para el entendimiento del cerebro y la mente, y sin embargo su investigación es obstaculizada por barreras legales, ideológicas y culturales, reforzadas por las políticas de guerra contra las drogas. La modificación farmacológica de estos sistemas neuroquímicos es una renovada fuente de controversias.

El cerebro humano presenta un período crítico de desarrollo desde la etapa embrionaria hasta los 21 años de edad, aproximadamente (una de las razones por las cuales el consumo de sustancias se limita en Estados Unidos a esta edad, y no a los 18 como en nuestro país). Un estudio en hermanos consumidores y no consumidores no encontró diferencias en el volumen cerebral de ambos grupos que pudieran atribuirse al consumo de cannabis. Sin embargo, una revisión sistemática de 142 estudios de neuroimagen encontró alteraciones en las cortezas frontal y temporal así como en el cerebelo, lo cual parece relacionarse con la cantidad de consumo. Esto se asocia con alteraciones cognoscitivas (disminución del rendimiento en tareas de función ejecutiva), con el síndrome amotivacional y con algunos efectos cardiovasculares. En personas con vulnerabilidad para la esquizofrenia, el consumo de marihuana puede acelerar la conversión a psicosis y exacerbar la aparición de episodios sintomáticos. Las consecuencias de la exposición prenatal a cannabis han sido documentadas mediante estudios epidemiológicos.

Es pues indudable que el cannabis puede tener consecuencias patológicas, aunque esto depende de la cantidad del consumo, la exposición durante periodos críticos del desarrollo y la potencia de la droga. Es válido preguntarse si la criminalización del consumo previene realmente los daños a la salud que pretende combatir. La organización Global Comission on Drugs ha recomendado "reemplazar la criminalización y el castigo de las personas que usan drogas por la oferta de servicios de salud y tratamiento para aquellos que los necesitan". Esta organización sostiene que "las iniciativas de descriminalización no dan como resultado aumentos significativos del uso de drogas. En el documento "Ending the drug wars", de la London School of Economics (con la participación de tres premios Nobel de Economía), se argumenta que la descriminalización del consumo, si bien no reduce los daños directos a la salud provocados por las drogas, sí disminuye los daños indirectos a la salud y a la economía, que resultan de las políticas de "guerra" contra las drogas (encarcelamiento de usuarios, pérdidas económicas para el usuario, su familia y el Estado, muerte o discapacidad por violencia asociada al tráfico de drogas y el combate a las drogas).

El escenario de la investigación científica en México plantea problemas particulares: la normatividad vigente no impide la investigación científica, pero la dificulta en todos los planos, desde el nivel ideológico en el cual se forman las innovaciones conceptuales, hasta el plano logístico y regulatorio. Las circunstancias ideológicas y legales son desfavorables para la investigación neurofarmacológica de los cannabinoides en campos médicos que no están resueltos, y donde el sufrimiento podría ser tomado en cuenta para modificar legislaciones a la luz de los avances científicos. Es una oportunidad para que la ciencia mexicana manifieste su mayoría de edad, al desprenderse de dogmas políticos que terminan, como el Uroboro, por morderse a sí mismos.

Referencias bibliográficas

1. Gogtay, N., et al. Dynamic mapping of human cortical development during childhood through early adulthood. Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America 101, 8174-8179 (2004).

2. Pagliaccio, D., et al. Shared Predisposition in the Association Between Cannabis Use and Subcortical Brain Structure. JAMA psychiatry 72, 994-1001 (2015).

3. Batalla, A., et al. Structural and functional imaging studies in chronic cannabis users: a systematic review of adolescent and adult findings. PloS one 8, e55821 (2013).

4. Volkow, N.D., Compton, W.M. & Weiss, S.R. Adverse health effects of marijuana use. The New England journal of medicine 371, 879 (2014).

5. Valmaggia, L.R., et al. Cannabis use and transition to psychosis in people at ultra-high risk. Psychological medicine 44, 2503-2512 (2014).

6. Morris, C.V., DiNieri, J.A., Szutorisz, H. & Hurd, Y.L. Molecular mechanisms of maternal cannabis and cigarette use on human neurodevelopment. The European journal of neuroscience 34, 1574-1583 (2011).

7. War on Drugs. Report of the Global Comission on Drug Policy (2011). http://www.globalcommissionondrugs.org/reports/

8. Ending the Drug Wars. Report of the LSE Expert Group on the Economics of Drug Policy (2014). http://www.lse.ac.uk/IDEAS/Projects/IDPP/The-Expert-Group-on-the-Economics-of-Drug-Policy.aspx