¿A quién debo apostarle en el Super Bowl?

Cuatro millones de dólares por un anuncio de treinta segundos, ciento y pico millones de espectadores sólo en los Estados Unidos, shows que incluyen lo mismo a los Rolling Stones que a Madonna o Beyoncé. El Super Bowl es, sí, abrumador en términos de nombres, de cifras, de despliegue publicitario. Pero también por lo que pasa en el emparrillado: el que tal vez sea el mayor espectáculo mediático del deporte es todavía una contienda deportiva eléctrica, insuperable y, sobre todo este año, competidísima. No es fácil para nadie apostar la quincena a uno de los dos equipazos que chocarán el primero de febrero en Arizona, Seattle y Nueva Inglaterra: las fuerzas están igualadas. Por eso, para ver por su bienestar económico, estimados amigos, hemos convocado a un grupo de especialistas y aficionados obsesos que, esperemos, los orientarán debidamente en sus apuestas.

REGRESAR
    1. Julio Orozco

      Sobre los nombres de los ...

      Lector.
    2. Enrique Burak

      La amenaza de la Legión

      Comentarista deportivo.
    3. Pablo Viruega

      La experiencia manda

      Comentarista en ESPN.
    4. Luis Enrique Gutiérrez

      La defensa o la trampa

      Editor de cierre de La Afición.
    5. Juan Ignacio Zavala

      La perfección contra la ...

      Vocero del PAN 2000-2006. Columnista de Milenio.
    6. Hugo García Michel

      Por un Super Bowl grunge

      Periodista. Aficionado al tochito y mago de ...
    7. Miguel Boada

      You mad bro?, Parte II

      Periodista de La Afición.

El arte de la remontada

Wherethestreetshavenoame

Lector.

Hago una comparación absolutamente absurda, pero ya tengo suficiente edad para hacer comparaciones absolutamente absurdas. En el golf, todos sabemos que Tiger Woods intimida hasta al más bragado. Pero, es curioso, Tiger gana torneos agarrando una ventaja temprana (los torneos de golf duran cuatro días) y dejando que los demás traten de alcanzarlo. Pocas veces pueden. En cambio, Tiger dejó un récord malísimo de venir desde atrás a ganar.

Volviendo al tema, me parece que aquí se trata de si el señor Wilson puede o no remontar una desventaja. O si Brady tiene más madurez para eso. En mi opinión, de eso se va a tratar. Y para mí, el partido del domingo es simplemente ver la ceremonia inaugural, el himno y quien lo canta: los gringos son buenísimos para que aunque no seas de ese país se te enchine la piel. Luego irse a hacer algo, esperar el medio tiempo a ver a Katie Perry, que también es (o está) buenísima, y volverle a prender a la tele los últimos cinco minutos del último cuarto. Como le demostraron los acereros a Phoenix en, creo, 2009, en los últimos cinco, incluso dos minutos, la historia se puede reescribir.