• Regístrate
Estás leyendo: 10 verdades sobre la Línea 12
Comparte esta noticia
Jueves , 18.10.2018 / 22:35 Hoy

10 verdades sobre la Línea 12
Existen dos posturas respecto de la problemática en la Línea Bicentenario: la falta de mantenimiento y las irregularidades técnicas de origen. Lo cierto es que en medio de esta discusión, más de medio millón de personas no se pueden transportar y otras tantas sufren desde hace siete años las secuelas de una serie de corruptelas.Desde hace más de dos años me he dado a la tarea de investigar y documentar las deficiencias en la construcción de la línea; estas son las 10 verdades de las que nadie quiere hacerse responsable:Contrario a toda la experiencia previa que se tiene en la ciudad sobre la construcción de metro, se creó exprofeso "Proyecto Metro" y se nombró como cabeza del mismo a Enrique Horcasitas. Curiosamente Enrique es hermano de Luis, alto funcionario de ICA, la constructora encargada de la obra civil.El proyecto desde un inicio se pensó más con fines políticos que para resolver una problemática de movilidad. Inicialmente el proyecto estaba contemplado para que fuera totalmente subterráneo. Pero no se "veía", y Ebrard solicitó que en Tláhuac fuera aéreo. Eso provocó que en dicha zona el metro tenga tantas curvas, pues la línea sigue la sinuosidad de la calle.Según los estándares internacionales, las curvas menores a 300 metros de longitud se consideran de alta peligrosidad; la Línea 12 cuenta con 19 de estas características.Con la intención de tener un viaje lo más recto posible, se expropió una serie de terrenos que permitirían que la vía tuviera curvas largas. Desafortunadamente, hacerlo de ésta forma significaba más construcción y por lo tanto un mayor costo. El resultado fue que el proyecto se modificara y no se utilizaran gran parte de los terrenos expropiados.Al día de hoy existen muchos ejidatarios a los que les expropiaron sus tierras, aunque al final los terrenos no se utilizaran. No se los han devuelto a los dueños y no hay pago por los mismos.El presupuesto original del proyecto fue de $24,500 mdp, en el que se consideraba que la obra civil sería de $17,500 mdp y la compra de los trenes por $6,000 mdp. Sin embargo, se han hecho pagos adicionales y se decidió rentar los trenes en lugar de comprarlos. No hay una cifra oficial; de hecho, no se sabe si Ebrard y Mario Delgado la conocen; pero se calcula que el proyecto tiene un costo total que ronda los $50,000 mdp.Por ley, cuando el gobierno contrata con los particulares debe realizar una licitación o concurso en el que elija al proveedor que proporcionará las mejores condiciones de precio y calidad. Los trenes que se utilizan en la "línea dorada" se contrataron mediante adjudicación directa.Por la falta de licitación, los mexicanos debemos pagarle a la empresa CAF durante 15 años una renta que suma $1,588 millones de dólares; lo anterior a pesar de que hay empresas con esquemas de compra o renta inclusive 50% más baratos. Y cabe destacar que el tipo de cambio inicialmente se determinó en $16.40 pesos. Es falso que sea un seguro, pues meses después se incrementó a $17.10 pesos por dólar. Lo que resulta en un pago por diferencias cambiarias de $3,000 mdp.Systra ha dictaminado que lo mejor para la Línea 12 hubieran sido trenes de rodadura neumática y no férrea. Tanto a Ebrard como a Delgado ya se les había hecho saber lo anterior en por lo menos tres ocasiones: por Bojórquez, por la SHCP y por Alstom.Adicionalmente a la falta de transporte y el pago de expropiaciones, se afectó a los vecinos de Benito Juárez, Coyoacan, Iztapalapa y Tláhuac. Las perforaciones provocaron que sus casas presenten grietas que a simple vista son de alta peligrosidad. ICA, la constructora, realizó los peritajes; es decir, actuó como juez y parte. Y se determinó que los mismos no fueron causados por las obras. Ya son siete años y los vecinos no han visto una respuesta favorable de los gobiernos de Ebrard o Mancera.La verdad es que el problema de la Línea 12 no es electoral o una venganza política, sino simple y llanamente un fraude.
DEBATEN
Publicidad

Existen dos posturas respecto de la problemática en la Línea Bicentenario: la falta de mantenimiento y las irregularidades técnicas de origen. Lo cierto es que en medio de esta discusión, más de medio millón de personas no se pueden transportar y otras tantas sufren desde hace siete años las secuelas de una serie de corruptelas.

Desde hace más de dos años me he dado a la tarea de investigar y documentar las deficiencias en la construcción de la línea; estas son las 10 verdades de las que nadie quiere hacerse responsable:

  1. Contrario a toda la experiencia previa que se tiene en la ciudad sobre la construcción de metro, se creó exprofeso "Proyecto Metro" y se nombró como cabeza del mismo a Enrique Horcasitas. Curiosamente Enrique es hermano de Luis, alto funcionario de ICA, la constructora encargada de la obra civil.
  2. El proyecto desde un inicio se pensó más con fines políticos que para resolver una problemática de movilidad. Inicialmente el proyecto estaba contemplado para que fuera totalmente subterráneo. Pero no se "veía", y Ebrard solicitó que en Tláhuac fuera aéreo. Eso provocó que en dicha zona el metro tenga tantas curvas, pues la línea sigue la sinuosidad de la calle.
  3. Según los estándares internacionales, las curvas menores a 300 metros de longitud se consideran de alta peligrosidad; la Línea 12 cuenta con 19 de estas características.
  4. Con la intención de tener un viaje lo más recto posible, se expropió una serie de terrenos que permitirían que la vía tuviera curvas largas. Desafortunadamente, hacerlo de ésta forma significaba más construcción y por lo tanto un mayor costo. El resultado fue que el proyecto se modificara y no se utilizaran gran parte de los terrenos expropiados.
  5. Al día de hoy existen muchos ejidatarios a los que les expropiaron sus tierras, aunque al final los terrenos no se utilizaran. No se los han devuelto a los dueños y no hay pago por los mismos.
  6. El presupuesto original del proyecto fue de $24,500 mdp, en el que se consideraba que la obra civil sería de $17,500 mdp y la compra de los trenes por $6,000 mdp. Sin embargo, se han hecho pagos adicionales y se decidió rentar los trenes en lugar de comprarlos. No hay una cifra oficial; de hecho, no se sabe si Ebrard y Mario Delgado la conocen; pero se calcula que el proyecto tiene un costo total que ronda los $50,000 mdp.
  7. Por ley, cuando el gobierno contrata con los particulares debe realizar una licitación o concurso en el que elija al proveedor que proporcionará las mejores condiciones de precio y calidad. Los trenes que se utilizan en la "línea dorada" se contrataron mediante adjudicación directa.
  8. Por la falta de licitación, los mexicanos debemos pagarle a la empresa CAF durante 15 años una renta que suma $1,588 millones de dólares; lo anterior a pesar de que hay empresas con esquemas de compra o renta inclusive 50% más baratos. Y cabe destacar que el tipo de cambio inicialmente se determinó en $16.40 pesos. Es falso que sea un seguro, pues meses después se incrementó a $17.10 pesos por dólar. Lo que resulta en un pago por diferencias cambiarias de $3,000 mdp.
  9. Systra ha dictaminado que lo mejor para la Línea 12 hubieran sido trenes de rodadura neumática y no férrea. Tanto a Ebrard como a Delgado ya se les había hecho saber lo anterior en por lo menos tres ocasiones: por Bojórquez, por la SHCP y por Alstom.
  10. Adicionalmente a la falta de transporte y el pago de expropiaciones, se afectó a los vecinos de Benito Juárez, Coyoacan, Iztapalapa y Tláhuac. Las perforaciones provocaron que sus casas presenten grietas que a simple vista son de alta peligrosidad. ICA, la constructora, realizó los peritajes; es decir, actuó como juez y parte. Y se determinó que los mismos no fueron causados por las obras. Ya son siete años y los vecinos no han visto una respuesta favorable de los gobiernos de Ebrard o Mancera.

La verdad es que el problema de la Línea 12 no es electoral o una venganza política, sino simple y llanamente un fraude.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.