Arquitectura modular

Un nuevo módulo habitacional de madera llegó para ofrecer una solución de vivienda emergente, que podría convertirse en la nueva forma de habitar.
Wooden Living Unit puede ser utilizado como una casa del árbol, un refugio, una cabaña o una vivienda de corta estancia.
Wooden Living Unit puede ser utilizado como una casa del árbol, un refugio, una cabaña o una vivienda de corta estancia. (Cortesía Janez Martincic)

La vivienda siempre ha sido uno de los temas más abordados y con mayor importancia dentro de la arquitectura, ya sea por la evidente razón que todos necesitamos un refugio para vivir o por la constante evolución que experimentamos, lo cual crea necesidades nuevas que se adaptan a renovados conceptos habitacionales.

La arquitectura habitacional modular, armable, transformable y transportable, es una de las ramas de la arquitectura más estudiadas desde principios del siglo XX, como un experimento que quiere dar solución a diferentes temáticas, entre ellas la arquitectura flexible y la vivienda de emergencia, específicamente destinada como refugio para zonas impactadas por desastres naturales o por conflictos armados.

En este caso, se realizó una profunda investigación colaborativa para diseñar y construir el proyecto Wooden Living Unit, un módulo autosuficiente desarrollado por un equipo conformado por Ofis Architects & Permiz, C+C , C28 y AKT en Ljubljana, Eslovenia. El objetivo de la investigación fue crear un cascarón de madera, flexible y adaptable a diferentes ubicaciones, tomando en consideración las condiciones climáticas y topográficas.


El habitáculo puede ser utilizado de distintas maneras, como una casa del árbol, un refugio, una cabaña, una vivienda de corta estancia, entre otras. Sus dimensiones permiten que el transporte sea fácil y ofrece amplias posibilidades de crecimiento.

La unidad básica es de 4.50m x 2.50m, con una altura de 2.70m, que ofrece un espacio para cocina, baño, cama y área de descanso, la cual se puede conectar con una segunda unidad de manera vertical u horizontal para extender el espacio. La estructura fue diseñada empleando marcos de madera con paneles de madera de triplay o contrachapada en ambos lados. El módulo se puede anclar por medio de estacas de acero o cubos removibles, mientras que el interior posee una gran flexibilidad y puede cambiar según se requiera.


El prototipo original se ubicó en el castillo de Ljubljana, y funcionó originalmente como una biblioteca abierta al público del 30 de junio al 14 de agosto de 2017, una estructura vertical que albergó libros de diferentes temáticas de acuerdo al nivel, pero con un gran énfasis en la arquitectura, la ciudad y en Jože Plecnik, el reconocido arquitecto esloveno. Esta biblioteca temporal disfrutaba de un panorama magnífico de la naturaleza, además de promover las técnicas constructivas tradicionales eslovenas basadas en madera y carpintería.


Sin duda, este tipo de experimentos arquitectónicos son grandes aportaciones a la disciplina, ya que con cada gran descubrimiento se pueden llegar a definir y adaptar nuevas maneras atractivas y flexibles, y que sobre todo permitan a sus habitantes conocer nuevos aspectos tanto de sí mismos como del mundo donde vivimos.