De Marruecos para el mundo

Villa Diyafa es un hotel boutique de talla internacional en el corazón de la enigmática ciudad de Rabat, que ofrece una estancia de lujo absoluto.
La villa privada, la residencia, ofrecen un espacio amplio de 500 metros cuadrados, un jardín privado y una alberca, una sala interior y otra exterior, un comedor y un sauna.
La villa privada, la residencia, ofrecen un espacio amplio de 500 metros cuadrados, un jardín privado y una alberca, una sala interior y otra exterior, un comedor y un sauna. (Fotos: Cortesía Studio Marc Hertrich y Nicolas Adnet)

Dentro del corazón del famoso Ambassadors District, la ciudad de Rabat, Marruecos, ha inaugurado recientemente Villa Diyafa, un hotel boutique de cinco estrellas concebido y diseñado como una exclusiva villa.

Este singular complejo es el primer conjunto diseñado en colaboración por Studio Marc Hertrich & Nicolas Adnet, donde realizaron el diseño de interior y decoración respectivamente.

El hotel ofrece 10 suites de lujo, una residencia privada, un restaurante gourmet, bar y spa, mientras que todos los espacios están rodeados de los amplios jardines y la alberca.

La intención de la arquitectura de interior y decoración en conjunto es crear una interacción íntima y exquisita, que unifiquen y armonicen las tradiciones marroquíes y la modernidad occidental, y que además ofrezca al huésped una experiencia refinada y privilegiada.


El lobby se engalana con cientos de lámparas con forma de libélula que reflejan la calidez de la bienvenida a esta gran residencia. Por otro lado, el salón principal se ilumina por medio de un delicado candelabro que inunda el ámbito con su luz.

Los diversos interiores se definen por medio de un estuco blanco brillante en muros, que contrasta con los tonos naturales de la piel, la madera y la piedra, los colores tradicionales de Marruecos.

En cuanto al mobiliario, los sofás se revistieron de textiles brillantes con la selección de tapetes tradicionales y mesas que sirven como una reinterpretación del diseño marroquí.

Todos los espacios desembocan en la terraza principal y en los jardines. En el exterior, un canal de riego y una fila de palmas definen el panorama que incluye salas lounge y una alberca semiolímpica.


Por otra parte, en el segundo nivel, la biblioteca exhibe tonos tierra y ofrece un ambiente íntimo con chimenea que se abre hacia la terraza sobre el jardín. Las 10 suites están inspiradas de acuerdo a los códigos de color por temporadas.

La primavera y los tonos pastel hacen referencia a la renovación, y el verano se expresa por medio del blanco y colores cálidos. La atmósfera como conjunto transmite la esencia de la luz y la sombra mediante efectos a través de luminarias de piel y celosías de madera.

Los baños combinan el blanco con los tonos de la piedra natural, cada una de las suites posee su propio jardín o terraza que observa los espectaculares jardines del hotel. El mundo creado de Villa Diyafa se inunda de tonos cálidos que intencionalmente provocan una experiencia atemporal de hospitalidad cautivadora.