Crean videojuegos contra obesidad

Jóvenes de la República Mexicana fueron invitados a desarrollar un videojuego para promover hábitos saludables.
La Secretaría de Salud en conjunto con Weight Watchers lanzaron la convocatoria para jóvenes creadores.
La Secretaría de Salud en conjunto con Weight Watchers lanzaron la convocatoria para jóvenes creadores. (Especial)

México, DF

La falta de actividad física y el frecuente consumo de comida chatarra son los principales factores para el desarrollo de la obesidad, por lo que especialistas internacionales concluyeron que el uso de videojuegos puede motivar un cambio de conducta, e incluso son herramientas útiles para el envío de mensajes persuasivos.

En México, la obesidad afecta a seis millones de adolescentes, según datos de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (Ensanut) 2012; más de 70 por ciento podrá mantener este problema en la vida adulta.

Ante esta situación, la Secretaría de Salud en colaboración con Comunicación Corporativa Consultores y Weight Watchers, anunciaron que aprovecharán la popularidad de estas herramientas para promover hábitos saludables, y con ello contribuir a disminuir el sobrepeso y la obesidad en los adolescentes mexicanos.

El reto “Weight Watchers” invitó a jóvenes de todas las universidades de la República Mexicana a desarrollar un juego digital creativo, divertido y educativo, dirigido a adolescentes de 11 a 16 años, con el objetivo de combatir la obesidad.

“Nutri Run”, uno de los tres juegos ganadores de esta iniciativa, cumplió con el objetivo de dicha convocatoria: el protagonista será capaz de perjudicar su salud si consume de manera continua alimentos chatarra y aumentará de peso hasta perder el juego; para que esto no suceda debe evitar ingerirlos en grandes cantidades.

Los otros juegos ganadores fueron “La Revancha del Doctor Gordon: Batalla Alimenticia” y “Chomp Squad”.

Para los creadores, este tipo de herramientas representan un reto, sobre todo porque el uso de juegos digitales (de video, computadora y consola) son acusados de contribuir a la epidemia del sobrepeso y la obesidad.

“Tuvimos una encrucijada de cómo fomentar los hábitos saludables de esta forma, pero con maneras más dinámicas. Cuando realizamos el estudio previo al desarrollo notamos que mucha gente no sabe diferenciar entre comida saludable y chatarra, de ahí la necesidad de concientizar qué es lo que debemos comer”, explicó el estudiante de la Facultad de Ingeniería de la UNAM, Martín Pacheco.