Video sexual en tienda china desata furor

Aunque las autoridades han pedido se retire el video de internet, cientos de personas acuden a la tienda donde se grabó a tomarse selfies.

Dicen que "el sexo vende", pero el minorista japonés Uniqlo ha descubierto que ese dicho resultó incómodo en China, una vez que un video de contenido sexual presuntamente grabado en el probador de una de sus tiendas de ropa en Beijing ha centrado la atención en la compañía.

Las búsquedas online sobre la empresa textil japonesa aumentaron esta semana tras la expansión viral de una grabación que aparentemente muestra a una pareja joven teniendo relaciones sexuales en un probador de la tienda insignia de la marca en la capital china.

Sin embargo, el video llamó también la atención de la policía y del principal regulador de internet de China, que investigan si se trata de un vulgar montaje de mercadotecnia.

El video de 71 segundos muestra a un hombre que se filma a sí mismo con una mujer frente a un espejo. Un anuncio de la tienda Uniqlo se escucha en el fondo, dando la bienvenida a los clientes y avisando que los vestidores están en los pisos segundo y tercero, mientras las cajas están en el primero.

Uniqlo negó cualquier implicación en la grabación y llamó a sus clientes a dar un uso adecuado a sus vestidores, lo que ya se ha convertido en un eufemismo entre usuarios de internet para designar a sitios donde se llevan a cabo encuentros eróticos.

Sin embargo, el frenesí en internet está apagándose una vez que la Administración del Ciberespacio de China reconvino el miércoles a las dos principales empresas de internet del país por permitir que el video se volviera viral. Circuló principalmente en el sitio de microblog de Sina Corp. y en la aplicación de mensajes instantáneos para teléfonos móviles de Tencent Holding.

La agencia convocó a los directivos de las dos empresas para reprenderlos cara a cara el miércoles. Era difícil encontrar el video en la red el jueves.

La policía de Beijing también anunció que investigaría el hecho. Las leyes chinas prohíben la elaboración de material obsceno además de que las reglas prohíben su difusión por internet.

No obstante, muchos chinos han aprovechado para tomarse selfies con la tienda en el fondo.