7 Actividades para disfrutar Perú

Si estás buscando unas vacaciones más extremas tienes que hacer el camino de Cuzco. 

Perú

Con altas montañas, amplia vegetación y llamas paseando libremente, el camino de Cuzco a Machu Picchu es ideal para el jet set aventurero. Una visita al Valle Sagrado de los incas es lo más parecido al jardín del Edén y uno de los mejores destinos para hacer ecoturismo en Sudamérica.

El valle sagrado de los Incas

01. Comienza en Cusco hasta llegar a Písac, donde podrás visitar sus ruinas famosas por sus templos, terrazas y las tumbas incas. Después dirígete al mercado para comprar el mejor souvenir y por la tarde disfruta la actuación especial de un paco, guardián inca de tradiciones religiosas. ¿Para la cena? Un tradicional festín Pachamanca, al puro estilo peruano.

02. Pasea por las terrazas agrícolas de Moray hasta la ciudad de Maras, donde podrás interactuar con campesinos peruanos. Si aún tienes energía puedes optar por un recorrido extra de seis kilómetros entre antiguas minas de sal.

03. Comienza el día en las calles empedradas de Ollantaytambo, ciudad sagrada construida por los incas. Elije entre una caminata exigente pero impresionante a las ruinas de Purmamarca, un paseo en bicicleta de montaña, una visita a talleres de cerámica o un paseo a caballo.

04. Viaja hacia Machu Picchu en tren, las vistas del trayecto son impresionantes, o elige la segunda opción: un viaje de cinco horas caminando que recordarás, por su belleza, el resto de tu vida. Por la tarde, la comida al aire libre y masajes en el hotel, son opciones ideales para descansar.

05. Disfruta un paseo más tranquilo en el Puente del Inca. Cuando las masas de turistas se apartan de las ruinas, el tour vuelve con un guía local para una visita íntima.

06. Viaja en tren de vuelta a Ollantaytambo y visita la centenaria Hacienda Huayocari para un encuentro con las mujeres de Weaving Chinchero Cooperativa, consideradas las mejores tejedoras en Perú. Viaja a Cuzco y disfruta una tarde para conocer esta mágica ciudad.

07. Después del desayuno, es hora de decir adiós a Perú.