No dejes de conocer el Hotel Verana y disfrutar su magia

Verana, un pequeño y sofisticado hotel ubicado en Yelapa, Jalisco, es el lugar ideal para desconectarse del mundo, aventurarse y descansar en medio de la selva virgen.
Verana
Verana (CHIC Passport)

El Pacífico, con su característico azul profundo, se extiende hasta donde alcanza la mirada, mientras los sonidos selváticos inundan el lugar y el viento fresco mece suavemente las hamacas dispuestas en lo alto de la colina.


VERANA, un pequeño y sofisticado hotel ubicado en Yelapa, Jalisco, es el hotel ideal para desconectarse del mundo, aventurarse y descansar en medio de la selva virgen.

Desde su entrada, este pequeño hotel ofrece una experiencia única y el acceso se convierte en una pequeña aventura.

Tras aterrizar en Puerto Vallarta, se debe hacer un breve recorrido hasta Boca de Tomatlán, el último pueblo al que se puede llegar en automóvil. Ahí es donde la aventura comienza; debes subir a un bote y realizar un viaje de media hora hasta llegar a Yelapa. Ahí, una mula llamada “Casi” los espera para guiarlos amablemente a través de un sendero selvático y subir cuesta arriba hasta el hotel. Son sólo 10 minutos de caminata, pero en algunas ocasiones "Casi" permite que los viajeros cansados monten en ella.

Y a lo alto, está Verana, el lugar ideal para alejarse de cualquier bullicio y practicar actividades como buceo, paseo en kayak, por la selva a pie o a caballo, observación de aves y ballenas.

Cuenta con ocho casas de huéspedes, cada una con terraza propia, vistas panorámicas y muebles diseñados y fabricados por artesanos locales, que ofrecen intimidad y calma. Además, los baños son al aire libre, por lo que resulta una experiencia sorprendente tomar una ducha en medio de la selva.

El agua de la piscina es de manantial, rica en sales y tiene una vista de 180 grados de las montañas y el mar. De igual forma, desde la choza del spa se pueden observar las maravillas naturales del lugar, mientras se disfruta de un masaje. El restaurante, ofrece platillos típicos de la región hechos con productos orgánicos locales.

Hospedarse en este pequeño y exclusivo hotel nos regala una nueva visión del Pacífico mexicano.

Lo que no puedes perderte:

-Belleza natural

Al llegar a este pequeño pueblo te recibe una impactante cascada cuya caída es de 50 metros.

-Gigantes del mar

Los mejores meses para viajar a Puerto Vallarta y sus alrededores es entre noviembre y enero, pues es la temporada del año en que las ballenas jorobadas pasan por playas mexicanas.

-Delicia peculiar

EL Arrayán sorprende al paladar pues es el único restaurante en Puerto Vallarta que ofrece pozole de camarón. En efecto, es caldo de camarón, maíz pozolero y camarones frescos, ¡una deliciosa especialidad de la casa!

-Arte local

El Artwalk se trata de un paseo de cuatro horas para conocer las 12 galerías de arte más emblemáticas de Puerto Vallarta, se realiza cada miércoles y ofrece un acercamiento a las obras de artistas nacionales e internacionales.