Kit de supevivencia para salvar tu piel del frío

No sólo tus labios y manos padecen las inclemencias del clima. Protege tu pelo, tu rostro y todo tu cuerpo con estos cuidados. 
Mantenerte hidratada y utilizar cremas pesadas son algunos de los tips para mantener tu piel sana durante el invierno.
Mantenerte hidratada y utilizar cremas pesadas son algunos de los tips para mantener tu piel sana durante el invierno. (Milenio Digital)

México, DF

Durante el invierno, la humedad en el ambiente disminuye a tal grado que lo notas en la piel. Para evitar los dolores de los labios partidos y las manos adoloridas de resequedad, tenemos varios consejos. 

Cara

Si tu piel es normal procura aplicar mascarillas hidratantes dos veces por semana. Puedes hacer una casera con un poco de yogurt natural o miel mezclado con una cucharada de avena. Evita los exfoliantes y jabones de barra para evitar resecar aún más tu cara, mejor opta por limpiadores suaves en gel. 

Revisa tu base de maquillaje. En los meses de frío, es mejor optar por una fórmula que contenga agentes hidratantes. Prueba la opción de Covergirl & Olay o la Superbalanced de Clinique, que hidrata en las partes resecas de tu cara y controla el brillo en donde lo necesitas.

Para la piel mixta y grasa también hay cuidados especiales. Usa un limpiador suave con ingredientes naturales como el Soy Cleanser de Fresh. También cámbiate a un hidratante libre de aceite para evitar la resequedad pero sin que sea vea brillosa, el de Kiehls con base de sodio es una gran opción. 

Si tu piel es seca, razón de más para tener especial cuidado. Procura no lavarla con agua y jabones, sino con leche limpiadora, que se retira con un pañuelo desechable seguido de un tónico equilibrante. El dúo de Clarins para piel seca te va a durar mucho y es muy efectivo. Después hidrata tu cara con una crema con una base súper hidratante como la manteca de karité. 

Para tus labios, puedes optar por un exfoliante sólo si ya están muy resecos y necesitas retirar la piel muerta. Te recomendamos probar el de Lush, el cual además de ser orgánico y natural, sabe a chicle o palomitas. También puedes hacer un casero con un poco de azúcar morena, miel y un toque de aceite de oliva.  

Ten siempre contigo un bálsamo labial y aplícalo varias veces al día. Te recomendamos el de Burt’s Bees que promete una hidratación de 14 horas.

Pelo


Lava tu cabello al menos cada dos días para preservar los aceites naturales. Si no puedes con este régimen de belleza, utiliza acondicionador diario.

Utiliza mascarillas para el pelo -de preferencia que contengan karité o lavanda- una vez a la semana antes de meterte a bañar. Te recomendamos la Retread Conditioner de Lush, que contiene yogurt y una mezcla de aceite de jojoba, olivo y aguacate para rehidratar tu cabello de inmediato.  

Aplica un poco de aceite de argan en las puntas antes de ir a dormir. Este producto lo encuentras fácilmente en cualquier tienda Sally Beauty Supply.

Utiliza crema peinar durante el día y evita utilizar la secadora o la plancha.

Cuerpo


Toma duchas cortas. Está bien quedarse bajo el agua caliente por un largo tiempo, pero esto hace que se vayan los aceites naturales de tu cuerpo que ayudan a mantenerlo hidratado.

Evita los jabones astringentes y opta por los que incluyen agentes hidratantes como los que fabrica Dove o si quieres algo más natural, puedes ir a The Green Corner y comprar alguno de la línea de productos de Bee Natural, como el de cacao con miel.

Utiliza cremas hidratantes que sean pesadas, es decir que tengan una textura casi sólida para que logren permanecer en tu piel por más tiempo, como los famosos tarros de The Body Shop.

Toma al menos 2 litros de agua y evita fumar. Aunque son las típicas recomendaciones para tener un piel saludable, en invierno es particularmente importante mantenerse hidratado y evitar los químicos que resecan de más tu piel y tu cabello.

Come alimentos ricos en grasas. No estamos hablando de las quesadillas de la esquina, sino de alimentos que contienen grasas buenas como las nueces, el aguacate y pescado como salmón o el atún, que es rico en ácidos grasos.

Abrígate bien. Utiliza bufandas, guantes y gorros para que expongas lo menos posible de piel al viento frío.

Manos


Utiliza cremas especiales para las manos que sean gruesas. Aplícalas cada que te laves las manos. Puedes optar por cremas con parafina, como la que venden en Bath & Body Works.

Evita los jabones con exfoliantes, pues resecan más tus manos. Busca aquellos que contengan aloe vera.

Tus uñas también sufren las inclemencias del clima, pues debido al frío son más propensas a romperse. Puedes protegerlas aplicando un poco de aceite de oliva antes de irte a dormir o simplemente pintarlas y ponerle un brillo.

Antes de ir a dormir ponte crema en las manos y los pies y cúbrelos con unos guantes y calcetines de algodón para que tu piel absorba los nutrientes de la crema y no queden expuestos al frío. Vas a despertar con piel de bebé.