Obtén un bronceado perfecto con estos sencillos pasos

Ponerte al Sol durante horas sólo hará que quemes tu piel, con estos tips te aseguramos que tendrás un hermoso color dorado. 
Lo recomendable es no asolearse por más de una hora diario para obtener un buen bronceado.
Lo recomendable es no asolearse por más de una hora diario para obtener un buen bronceado. (Shutterstock)

Ciudad de México

Llegó el verano y eso significa una cosa: ¡vacaciones! Si durante esta temporada vas a salir a algún destino de playa o ciudad que se preste para deshacerte de ese feo color de piel que delata que pasas la mayor parte del tiempo dentro de una oficina, te damos estos consejos para obtener un bronceado envidiable. 

Ten en cuenta que no basta con ponerte al Sol durante horas para obtener ese color dorado en la piel, sino que debes preparar a tu cuerpo y medir el tiempo para que no quedes roja y quemada. 

TE RECOMENDAMOS: Tus ojos también necesitan cuidados cuando tomas el Sol

Para que seas la envidia en la oficina o entre tus amigas, te decimos cómo lograrlo: 

1. Prepárate días antes

El bronceado sucede cuando las células producen melanina al estar expuestas a la luz del Sol, por lo que prepararlas días antes es ideal. Incorpora a tu dieta melón, zanahorias y espinacas que ayudarán a tu piel a darle un tono más café debido a los carotenos que contienen.

Además, procura exfoliar tu cuerpo mínimo dos días antes de salir de vacaciones; esto hará que te deshagas de las células muertas que pueden ocasionar que el bronceado dure mucho menos.  

2. Utiliza bloqueador solar y bronceador al mismo tiempo

El bloqueador solar es un producto que debes usar aún cuando estés en la ciudad e incluso frente a tu computadora, pues los rayos UV siempre tienen un efecto en la piel. Para que tu bronceado sea mejor y dure mucho más tiempo, aplica una capa de bloqueador para que tu piel no se queme y dañe. Posteriormente aplica la capa de bronceador que hará que tu piel tome color más rápido. El más fácil de usar es el que viene en spray, así no terminas con una mezcla extraña de bloqueador y bronceador en las manos.

3. Escoge el bloqueador y bronceador perfecto

Las pieles reaccionan de manera diferente a la exposición solar. Mientras las más claras son más propensas a ponerse rojas, las morenas son las que suelen tornarse doradas. Sin embargo, esto no significa que el bloqueador deba tener un factor de protección solar bajo. Elige siempre uno que sea mayor a 50.

Para el bronceador, te recomendamos escoger los que tengan aceites naturales de coco, zanahoria e incluso de oliva, para mejores resultados.

4. Mide el tiempo

Un buen bronceado no significa tener que pasar horas bajo el Sol, sino saber controlar el tiempo de exposición. El tiempo recomendado para asolearse es de entre 30 minutos y hasta una hora al día para darle la oportunidad al cuerpo de producir la cantidad adecuada de melanina.

Otro punto importante es saber a qué hora asolearte, pues aunque prefieras el mediodía para sentarte en la playa bajo los rayos del Sol, no es la mejor hora. Los doctores recomienda evitar la exposición al Sol entre las 10 de la mañana y las 4 de la tarde, cuando los rayos son más dañinos para la piel.

5. Date vueltas

Además de contar los minutos bajo el Sol, debes estar al pendiente de las partes expuestas para evitar que tengas un bronceado irregular. Cambia de lado cada 15 minutos para que todo tu cuerpo se broncee. ¿Cómo crees que los pollos rostizados obtienen ese color dorado tan perfecto?

Para evitar las marcas de los trajes de baño, escoge uno sin tirantes o sin muchas tiras por la espalda. También puedes optar por asolearte sin top, aunque recuerda que si estás en un lugar público, esto podría traerte problemas.

6. Dale un descanso a tu piel 

Luego de estar bajo el Sol por cierto tiempo, las células de la piel siguen produciendo melanina aún cuando ya no reciban sus rayos. Así que una vez que haya terminado tu hora diaria de bronceado, lo más recomendable es buscar un lugar con sombra y aplicar más bloqueador solar, lo cual no sólo ayudará a no quemar tu piel, sino a refrescarla.

De no dejarla descansar, lo único que ocasionarás es que se queme y se ponga roja al día siguiente. 

7. Hidrátate

No sólo debes beber bastante agua mientras estés bajo el Sol, sino que también debes mantener tu piel hidratada con lociones o cremas para evitar que se reseque. 

8. Mantén el bronceado

Probablemente es el paso más difícil de seguir, pues una vez que tu piel adquirió el tono deseado es necesario mantenerlo, lo que significa hacer regulares las exposiciones al Sol.

Si no quieres perderlo pero no tienes tiempo de ir a la playa, puedes optar por camas de bronceado. Esta última opción puede ser un poco costosa y a la larga traer consecuencias a la piel, por lo que si decides evitarlas, puedes optar por auto bronceadores en crema que, además de ser más económicos, son fáciles y rápidos de aplicar. 

¿Tú cómo obtienes un buen bronceado?


mrf