Un barco, cinco opciones en el Caribe

El crucero Freedom of the Seas volvió a las aguas caribeñas con nuevas propuestas de entretenimiento y servicio para consentir a sus cruceristas.

México

Arropado por el sol y la belleza del mar Caribe, el Freedom of the Seas volvió a la batalla luego de un encierro de 24 días en el astillero de Grand Bahama, donde le dieron un servicio completo de ampliación y embellecimiento para convertirlo en el más grande e innovador crucero que zarpa de Puerto Cañaveral, Florida.

El primer vistazo dentro de esta nave deja la sensación de estar en un enorme y lujoso hotel flotante, del que no hace falta salir durante los días que transcurre el viaje, no importa si la idea es pasar un buen rato de diversión en familia o encerrarse a descansar, alejado del ruido, arrullado por las olas y extasiado por el turquesa del mar.

El turista mexicano es poco afecto al crucerismo, representa apenas 1.4% de las ventas totales de Royal Caribbean; quizá porque es necesario salir del país antes de poder subirse a uno de esos mega resorts marinos o “porque existen demasiados mitos alrededor de esta actividad: como que es caro, aburrido o sólo para adultos”, señala Fernanda Maldonado, directora de mercadotecnia de Royal Caribbean.

Adentro del Freedom of the Seas todo es alfombras, gobelinos, madera, cristal y barandales dorados; luces neón en el piso de su avenida central, la Promenade de la cubierta 5, y hermosos acabados en los camarotes exteriores.

La vista al mar también tiene varias categorías, desde la circular y cerrada muy al estilo de la imaginería popular de lo que “debe ser” un barco, hasta las terrazas con asoleadero de las categorías más altas, o los balcones con sillas para contemplar la inmensidad del mar –y de paso quitarse el mareo- de las clases intermedias.

El Freedom of The Seas es uno de los 22 barcos de Royal Caribbean International que surcan los océanos del mundo. Con su base en Puerto Cañaveral, a unos 45 minutos al norte de Orlando, este lujoso hotel flotante realiza itinerarios de siete noches de ida y vuelta por las cristalinas aguas del mar Caribe. Aquí algunas sugerencias de todo lo que se puede hacer a bordo de este barco:

1.Todos los deportes

En el Freedom on the Seas las familias con adultos intrépidos, niños y adolescentes pueden disfrutar de la práctica de todo tipo de actividades deportivas en el día, desde un buen juego de básquetbol o afinar sus tiros en 9 hoyos del minigolf o simplemente nadar, hasta la experiencia extrema de una escalada en muro a mitad de océano o una práctica segura de surf en el simulador FlowRider.

Los clubes infantiles y juveniles tienen armados programas diarios de diversión y convivencia para cada edad; también pueden bajar a tierra en los puertos de escala, para conocer un poco el lugar, tomar algún café, comprar recuerdos para los amigos o para la sala de casa.

2.Comer y comer

Para los que quieren descansar, está la Promenade, una avenida al centro del buque con bares, un pubs al estilo inglés, pizzerías, tiendas, una cupcakería donde adornar el pastelillo a su gusto, y una heladería de marca, así como las cenas buffet o de especialidad. La renovación del barco incluyó también la apertura de un nuevo restaurante de especialidades mexicanas y de un bar lounge anunciado como “retro-chic”.

3. Consentirse

También existe la opción de disfrutar de un delicioso masaje o un tratamiento cosmético en el SPA o simplemente tirarse en la alberca principal a tomar el sol, leer, dormir o ver una película en la nueva mega pantalla al aire libre.

4. Bailar y reír

Por la tarde, están los shows de comedia, teatro y música que también integran a la familia mientras el buque navega hacia alguna de las hermosas islas del Caribe; para los adultos que nunca duermen están los bares de salsa o música romántica y el nuevo R-Bar Lounge.

La discoteca en que se convierte el Olive o en Twist en las noches entrega una experiencia sensorial única, silenciosa para los meros espectadores, y vibrante y emocionante para quienes participen de este baile con audífonos personales, ¡cada quien a su ritmo!

5. Ver el mar

Además de la renovación completa del mobiliario interior, destacan 67 nuevos camarotes de diversos tamaños, y entre ellos un grupo de nueva categoría ubicados encima de la parte delantera de la nave, con grandes ventanales de piso a techo y de pared a pared que ofrecen espectaculares vistas tanto marinas como de los puertos visitados.