Vacaciones: la temporada ideal para enamorarse

Sin rutina y con el aumento de la temperatura en el verano o zonas de playa, suben las probabilidades de caer rendido ante algún desconocido.
Amor de verano
Amor de verano (Shutterstock)

México

Hola, me llamo Ana, ¿cómo estás?

Qué onda, soy Diego.

Y una sonrisa inundó su corazón.

Ella tenía 23 años, él 25 y así pasaron todo el verano juntos. No había hora, ni frío, ni calor, sólo las ganas de retozar juntos durante el día. Él chilango, ella tapatía y mil promesas se hicieron frente al mar. El amor nunca había llamado a su puerta. Una noche y el último haz de la fogata anunció el fin, las lágrimas se juntaron en el mar y el adiós inevitable. A lo lejos como broma del destino se escucha “kiss me hard before you go, summertime sadness”.

La testosterona es la primera en la lista cuando se trata de atracción sexual y sus niveles varían durante el año, en el verano dichos niveles suben afirma Cindy Hazan, de la Universidad de Cornell de Nueva York, y la gran antropóloga Helen Fisher, de la Universidad de Rutgers, Nueva Jersey. Suena lógico el incremento de encuentros amorosos en esa época. No por nada es cuando se venden más preservativos y se concibe un mayor número de bebés.

La serotonina es la clave del evento, baja el estrés, somos más impulsivos y mejora nuestro estado de ánimo. La serotonina es el mayor antidepresivo y nos pone más receptivos a la conquista. Por ello, nos sentimos mejor, el bronceado está perfecto y el amor en camino.

Verano es igual a época para socializar, lo que altera el nivel de secreción de oxitocina. La oxitocina es una hormona producida por la hipófisis que favorece la conducta de apego. Así que si en algún momento el amor de verano te pegó duro y lloraste al susodicho por meses, puedes culpar a esta hormona.

La casi ausencia de prendas en esta época mientras bronceamos la piel, dando un resultado más terso, ayuda a las fantasías sexuales que en otras temporadas no suelen encenderse, comenta Diana Resnicoff.

"En lo psicológico, la ausencia de premuras rutinarias disminuyen el estrés. Por lo general, asociamos esta época del año con la sensación de tiempo infinito que disfrutamos cuando éramos niños", remarca la psicóloga, terapeuta de parejas y de familia, Isabel Boschi, al diario argentino Clarín.

En general durante el verano nos sentimos tranquilos, relajados y dispuestos a conocer gente, esa actitud más los niveles altos de hormonas ayudan a que encontremos en nuestro camino a una persona especial con la cual compartir un momento agradable. Pero ojo, estos amores con fecha de caducidad próxima pueden desequilibrar nuestra vida.

Es importante siempre cuidarnos a la hora de tener relaciones sexuales. Hay poco ropa, las hormonas están presentes y no sólo crees, también sientes que estás frente a la persona ideal, pero lo que no sabes son la cantidad de ETS que pueden contraer. Así que en la maleta siempre condones y no sólo los lleves a pasear, úsalos.

Si no quieres tener  hijos por el momento también toma medidas anticonceptivas. El verano es la época cuando más bebés se conciben, así que por favor que no sea un duro golpe de realidad al terminar las vacaciones.

Y por último, pero no menos importante, cuida tu corazón, suena cursi y trillado, pero no te pongas en zona de riesgo, recuerda que nadie puede obligarte hacer algo que tú no deseas y viceversa. Se sincer@ con la persona que conozcas y no hagas nada que no te gustaría que te hicieran.