Discovery Cove, el parque VIP de Orlando

Olvídate de las filas para ir a un parque de diversiones. En este lugar, puedes relajarte y dejarte consentir.

Estados Unidos

Visitar a Orlando es sinómino de estar parado por largas horas en las filas para las atracciones, es comer de prisa y llegar con dolor de pies en la noche al hotel debido a lo mucho que se ha caminado. Puede llegar a ser una experiencia divertida pero extenuante. Lo bueno es que en esta misma ciudad existen otras opciones de parques que se asemejan más a una vacación en un resort que un maratón contra reloj. Una de éstas es Discovery Cove, un parque all-inclusive en donde puedes relajarte en una hamaca, disfrutar de sus playas cristalinas y estar en contacto con la naturaleza. ¿Cómo?

-Poca gente

En Discovery Cove no pueden ingresar más de mil 300 huéspedes al día, lo cual hace de este lugar algo tranquilo y espacioso. Cuenta con playa, alberca, río y cascada en el marco de una vegetación tropical que te transportará a una isla  privada. El recibimiento es personalizado ya que se te entrega tu identificación así como un chaleco o traje de neopreno (dependiendo de las actividades que vas a realizar), toalla, esnórquel y protector solar. Hay mucho lugar en donde descansar pero para quienes desean un descanso extra, pueden rentar una cabaña privada para seis personas equipada con camastros, mesa, sillas, locker y servibar lleno de bebidas.

-Todo está pagado

Gracias a su sistema all-inclusive aquí no tienes que cargar la cartera para comprar un refresco, ya que todo está incluido en tu boleto. Cuentan con un buffet para desayuno y almuerzo en donde puedes servirte todo lo que quieras comer. El menú ofrece sándwiches, pescado, pollo y ensaladas, además de nuggets y hamburguesas para quienes no hay vacación sin junk food. Si a lo largo del día, te da hambre puedes ir a los kioscos en donde sirven papas, pretzels, fruta, refrescos, cerveza, vino y cocteles. Para los niños, el raspado ilimitado ¡los hará felices!

-Puedes nadar con delfines y peces.

Una de las actividades favoritas es el nado con delfines. Esta experiencia dura 30 minutos aproximadamente y en ella se puede interactuar con un delfín nariz de botella. Junto a un entrenador, los visitantes tienen la oportunidad de acariciar, darle de comer y hasta nadar con este agradable mamífero. También se puede esnorquelear en sus diferentes albercas y ver de cerca la gran variedad de vida marina del lugar como peces tropicales, mantarrayas y nutrias.

-Bucear sin certificados

Para quienes desean vivir una experiencia más profunda en el agua, Sea Venture es una excelente opción. Se trata de una caminata subacuática con cascos de buceo, que permite sumergirse de 3 a 4 metros bajo el agua y poder nadar junto a una gran variedad de peces, mantarrayas, estrellas de mar, langostas y tiburones (bueno, estos a través de un vidrio). Gracias al casco especial que inyecta tres veces el oxígeno que puedes necesitar, se puede experimentar una sensación muy parecida al buceo pero sin tener que pasar por una certificación de buzo.

-Te da beneficios VIP.

El paquete más completo te da beneficios como entradas ilimitadas a Sea World, Busch Gardens y Aquatica por las siguientes dos semanas. Además después de un día de sol, agua y animales, el lugar cuenta con las instalaciones para bañarte, cambiarte y salir fresco y renovado. La entrada básica cuesta entre 179 y 199 dólares, dependiendo de la fecha, la que incluye el nado con delfines entre 259 a $339 dólares y el Sea Venture cuesta 59 dólares. Es necesaria una reservación previa antes de visitar este parque.