Desarrollan seda súper resistente con genes de araña

La denominada "Spider Silk" combina genes de arañas y gusanos de seda a través de la ingeniería genética, haciendo un material más fuerte y suave que la convencional.
Los genes de la araña ayudaron a construir una seda más fuerte y resistente llamada 'Spider Silk'.
Los genes de la araña ayudaron a construir una seda más fuerte y resistente llamada 'Spider Silk'. (Shutterstock)

Tokio

Investigadores nipones desarrollaron una seda súper resistente, que tiene utilidad en el sector textil y el quirúrgico, al combinar genes de arañas y gusanos de seda a través de la ingeniería genética.

La denominada "Spider Silk" (seda de araña), material más fuerte y suave que la seda convencional, fue creada por investigadores de la Universidad nipona de Shinshu (centro), informó el diario Asahi.

Un profesor de la Facultad de Ciencia Textil y Tecnología de esa universidad, Masao Nakagaki, fue el primero en implantar, en 2007, genes de arácnidos en gusanos, que posteriormente produjeron seda que contenía componentes que se encuentran presentes en las telas de araña.

Tras varios años de investigación, llegaron al punto en el que la "seda de araña" contiene al menos un 20 por ciento de los componentes de las telarañas, y ya se desarrollaron algunos prototipos de calcetines con este material.

Se espera que este tipo de seda híbrida tenga aplicaciones en sectores distintos al textil, como en la fabricación de hilo quirúrgico y vasos sanguíneos sintéticos.

Con el fin de desarrollar comercialmente este tipo de seda, la universidad alcanzó el pasado mes de noviembre un acuerdo con el gobierno de Kyotango (prefectura de Kioto, centro).

Según el manifiesto, ambas instituciones se comprometen a colaborar en áreas de desarrollo industrial, formación del personal, investigación académica y uso de las instalaciones para el producción comercial de la seda, detalló Asahi.

En 2013 otra empresa nipona, Spiber, decidió apostar por un producto similar, el hilo de araña, para cuya obtención emplea un proceso distinto.

Tras seis años de investigaciones, la compañía logró extraer de microorganismos el gen de las arañas encargado de producir la fibra del hilo, para posteriormente decodificarlo, reproducirlo y cultivarlo mediante la biotecnología, según detalló la empresa.