Santuario de Luciérnagas, un paseo por el bosque mágico

Hasta finales de agosto es posible admirar el espectáculo nocturno de estos lampíridos en Tlaxcala.
Para quedar fascinado por eventos donde la fauna pinta el paisaje tienes que visitar el santuario ubicado en Nanacamilpa en TLAXCALA. Este sitio no sólo parecerá singular a paisajes mexicanos, pero con los sonidos del bosque y la luminiscencia de las luciérnagas te sentirás dentro de una fantasía. Te recomendamos visitarla entre junio y agosto para poder apreciar el espectáculo natural y hospedarte ahí mismo en algún hotel ecológico como Eco-Hotel Piedra Canteada o Villas del Bosque de Santa Clara. También podrás visitar la zona arqueológica de Tecoaque, a 30 minutos de Nanacamilpa.
Los bosques de Piedra Canteada son el hábitat idóneo para que las luciérnagas puedan reproducirse y perpetuarse desde hace millones de años.

Aún no oscurece y la poca luz del día nos permite apreciar la inmensidad del bosque en Piedra Canteada, el corazón del Santuario de la Luciérnaga en Nanacamilpa, estado de Tlaxcala. Un refugio natural que nos proporciona un escape del ajetreo de la ciudad, pues está a poco más de dos horas de la capital del país.

Es la tarde de un miércoles de julio y somos un numeroso grupo de visitantes a este sitio que desde 2008 comenzó a realizar recorridos por el interior del bosque para observar “la danza del amor” que ejecutan los insectos machos para atraer a las hembras durante las noches de junio y hasta finales de agosto.


Emoción compartida

Estamos divididos en pequeños grupos –los fines de semana es posible recibir hasta dos mil personas- frente al restaurante del eco hotel Piedra Canteada, en espera de las últimas instrucciones de los expertos guías locales para comenzar nuestro recorrido.


La caminata será en total oscuridad para apreciar este espectáculo, durante una o dos horas máximo, que es el tiempo que tardan las luciérnagas en atraer y copular, según nos explican.

Estamos formados cuando comenzamos a divisar pequeñas luces incandescentes a nuestro alrededor. ¡Miren ahí!, gritan algunos niños. Un suspiro generalizado nos inunda de emoción.

La iluminación artificial del centro ecoturístico se apaga para respetar a las luciérnagas y para que el visitante disfrute plenamente de este evento natural.


Espectáculo alucinante

La caminata se realiza por distintas veredas bajo frondosos árboles de pinos y oyameles. Mientras nos desplazamos y la oscuridad aumenta, se incrementan en cientos, en miles, las luces que emanan de las luciérnagas. El hipnótico espectáculo comienza pasadas las 20:30 horas.  


Autobuses Texcoco ofrece el Paquete Luciérnaga, viernes y sábados, que incluye transportación terrestre, ida y vuelta, así como recorrido con guía a diferentes Santuarios de la Luciérnaga.
www.ado.com.mx

El avistamiento de luciérnagas y su bioluminiscencia se prolonga por poco más de una hora. Son momentos íntimos en la oscuridad, sin lámparas ni celulares; solos con el silencio de la noche y la cercanía de un guía experto.

Mientras transcurren los minutos sigue en aumento el número de insectos brillando y apagándose. La algarabía de luces es tan intensa que semejan series de luces que se encienden y apagan en una singular sincronía.

Caminamos poco más de 800 metros hasta el paraje escogido para admirar este espectáculo; debe ser un claro con hierba baja o caminos despejados entre los enormes pinos.


Especies únicas

Este momento es aprovechado por nuestra guía, Brigith, para explicarnos que las luciérnagas son pequeños insectos con la capacidad de brillar en la oscuridad, con luz propia mediante órganos especiales en el abdomen que les permite realizar esta reacción química llamada bioluminiscencia, “solo es propia de estos coleópteros o escarabajos que suman alrededor de 2000 especies en las zonas cálidas y templadas del planeta”, puntualiza.

Y es aquí, en las faldas de la Sierra Nevada ubicadas en el noroeste del estado de Tlaxcala, donde encontramos a la especie endémica Macrolampis palaciosi, una luciérnaga muy pequeña que mide en promedio un centímetro de longitud; en estos bosques bien conservados encuentra el hábitat idóneo de humedad y alimento, para reproducirse y perpetuarse desde hace millones de años.


Durante esta época, los fines de semana es imposible encontrar hospedaje en el eco hotel; el acceso es permitido hasta las 18:00.

Este diminuto insecto de color negro a café oscuro, emite su bioluminiscencia para brillar durante su cortejo nocturno; uno de los máximos espectáculos luminosos de la naturaleza.

Para Alfonso Olviera, uno de los 41 Socios de Solidaridad Social que administran el eco hotel, estos sitios son igual de atractivos que los santuarios de la mariposa Monarca en Michoacán y el de la Ballena Gris en Baja California Sur, con la diferencia que esta especie de luciérnaga es local y no migratoria, por lo que existe plena consciencia en el cuidado y la preservación de su entorno natural.


Mucha naturaleza

Piedra Canteada posee 17 cabañas (sencillas, dobles y triples) ubicadas dentro de un bosque propio con más de 600 hectáreas, lo que permite entrar en contacto directo con la naturaleza.


Aquí es posible realizar actividades al aire libre, disfrutar de platillos típicos de la región a precios módicos, así como senderismo para apreciar los paisajes en sus discretas veredas y caminos rústicos; además ofrece paseos a caballo y en bicicleta, acampada, tirolesa y chapoteadero para niños.

En sus amplios jardines se pueden realizar eventos sociales como bodas, bautizos, campamentos escolares, reuniones de empresas o familiares.

Este sitio también es refugio del venado de cola blanca y del conejo de campo. Además se realizan recorridos a las veredas de los hongos, en donde los visitantes aprenden a identificar las especies comestibles, tóxicas y alucinógenas, ya que en esta región abundan, por lo que cada año, durante el mes de junio, organizan la Feria Internacional de Hongo.

Tip: Es recomendable llevar abrigo e impermeable, así como botas para montaña o lluvia, y si es posible, una muda extra.