Científicos de EU crean robot que se arma solo 

Hecho con un papel de 15 por 15 cm al que integraron baterías y motores, el artefacto se puede levantar sobre sus cuatro patas y caminar pausadamente.
El invento de expertos del MIT y Harvard no puede realizar más cambios después de autoensamblarse.
El invento de expertos del MIT y Harvard no puede realizar más cambios después de autoensamblarse. (Seth Kroll/AP)

Washington

Investigadores estadunidenses presentaron ayer un robot barato y fácil de fabricar que, partiendo de poco más que una hoja de papel y piezas de plástico, se arma solo y además camina.

Los científicos e ingenieros de la Universidad de Harvard y el Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT, por su sigla en inglés) dijeron haberse inspirado en el origami, en juguetes infantiles y hasta en las películas de Transformers.

Aunque los especialistas no anunciaron una fecha para la comercialización de este invento, el informe de la investigación publicado en la revista Science señaló que este avance abre la vía a un nuevo género de la robótica personalizada a escala global.

Relativamente baratos

Estos pequeños artefactos están elaborados con materiales que se suelen utilizar en la industria de los pasatiempos y que cuestan aproximadamente 100 dólares.

Pero, además, este robot puede reprogramarse fácilmente para realizar distintas tareas, explicó en rueda de prensa Sam Felton, investigador del instituto tecnológico Wyss de ingeniería y de la escuela de ciencias aplicadas de la Universidad de Harvard.

“De la misma manera en que usted puede tener un documento de Word, cambiar algunas palabras y simplemente volverlo a imprimir, así mismo puede tomar el plan digital del robot, cambiar un par de cosas y volverlo a programar”, dijo Felton a los periodistas.

El robot, que se transforma de una hoja de papel en un autómata de cuatro patas en cuatro minutos, se yergue sobre sus endebles extremidades y comienza a deslizarse de forma espasmódica.

El invento inicia como algo más pequeño que una hoja de papel tamaño carta. Las baterías y motores que integraron los científicos se compraron por apenas 80 dólares (poco más de mil pesos) en tiendas a las que tiene acceso cualquier persona.

Tomando en cuenta todo el conjunto de cosas que requirieron los investigadores estadunidenses para construir estas máquinas simples cuesta menos de mil dólares (13 mil 280 pesos) por artefacto, calculó Felton.

El invento mide 15 centímetros de largo por 15 de ancho, y una vez que se despliega alcanza 5 centímetros de altura. Pesa menos de 85 gramos y se pueden mover a una velocidad de 5 centímetros por segundo.

Estos androides pueden fabricarse más grandes o más pequeños, con ciertas limitaciones, aclaró Felton, principal autor del estudio publicado el ayer.

Posibles aplicaciones

Daniela Rus, especialista del MIT y coautora de la investigación, explicó junto con Felton que este tipo de robot pequeño y ligero puede servir para explorar el espacio exterior y otros ambientes peligrosos o meterse en lugares estrechos para realizar búsquedas.

La especialista del MIT imagina que llegará un momento en que alguien que quiera un perro-robot capaz de caminar vaya a una tienda que tenga el equipo para fabricarlo, pues con el tiempo, la tecnología permitirá hacer máquinas más complejas.

“Será posible decir: ‘Quiero un robot que juegue ajedrez conmigo’, y generar una máquina que tenga las habilidades informáticas para ello”, vaticinó Rus.

Actualmente cuesta mucho dinero construir un robot, pero este método es barato y especializado, recalcó.”Es un proceso de diseño sencillo, flexible y rápido, y un paso más cerca de la visión de tener robots en construcción las 24 horas”, señaló.

Según los científicos, esto es solo el inicio de lo que puede ser una revolución robótica que desde hace mucho tiempo se ha imaginado, como se puede apreciar en las películas.

Pero, a pesar de la inspiración en la ciencia ficción, estos robots todavía están lejos de parecerse a los de Transformers, ya que después de que se ensamblan automáticamente ya no pueden realizar más cambios, pues funcionan con bisagras activadas por calor que les permiten doblarse solo una vez, dijeron Rus y Felton.

El sistema de activación por calor de las bisagras, detalló Rus, se inspiró en los juguetes Shrinky Dinks, que se encogen y doblan al ponerse en el horno.

El pionero de la robótica Rodney Brooks, profesor emérito del MIT y quien no participó en el invento, dijo que esto podría ser cercano a otros grandes cambios en la tecnología, como las impresoras 3D o incluso la computadora ENIAC de 1947.

Chip que funciona como cerebro

Investigadores presentaron este jueves un “chip neurosináptico” del tamaño de un sello de correos que opera como una supercomputadora que imita el funcionamiento del cerebro humano.

El invento llamado TrueNorth abre un abanico de posibilidades en computación, como autos que se puedan manejar solos, explicaron sus creadores.

Los investigadores de IBM y Cornell Tech dijeron que requirió todo un nuevo concepto de diseño en comparación con arquitecturas de computación previas.

“Nos hemos inspirado en el córtex cerebral para diseñar este chip”, dijo Dharmendra Mohda, jefe científico de IBM para la computación inspirada en el cerebro.

El informático explicó que el linaje de las computadoras actuales se remonta a máquinas creadas en los 40, que llevan a cabo tareas propias de la parte izquierda del cerebro.

Pero el nuevo chip opera imitando el lado derecho, por lo que puede responder a imágenes, aromas e información del entorno para “aprender” a responder.

El sistema logra esto usando una gran red de un millón de “neuronas” programables, en un chip con 4 mil 96 núcleos y 5 mil 400 millones de transistores para imitar al cerebro humano cuando procesa información recopilada por los sentidos.

(AFP/Washington)