Berlín a la lista de ciudades donde no puedes usar Airbnb

A partir del 1 de mayo, quien ponga en renta una habitación de su departamento se hará acreedor a una multa de 100 mil euros, casi 2 millones de pesos. 
Con esta medida, la capital alemana busca controlar los precios de renta de vivienda para sus ciudadanos.
Con esta medida, la capital alemana busca controlar los precios de renta de vivienda para sus ciudadanos. (Wikicommons)

La ciudad de Berlín espera restringir considerablemente a partir del 1 de mayo el alquiler de viviendas por particulares a través de plataformas como Airbnb. Quienes lo hagan se harán acreedores a una multa de 100,000 euros, casi 2 millones de pesos. 

Según las autoridades locales, el desarrollo de Airbnb y de plataformas equivalentes como Wimdu o 9Flats ha conducido a retirar del mercado de alquiler normal bienes que son hoy en día ofrecidos a turistas, en detrimento de los berlineses, un factor que propicia el aumento del precio del alquiler.

Las restricciones, que se votaron en 2014, preveían un periodo de transición de dos años que termina el 30 de abril. A partir del 1 de mayo ya no será posible para los berlineses alquilar legalmente una habitación del apartamento a través de portales especializados.

Esta práctica podría ser sancionada con una multa de 100.000 euros. Para aumentar la eficacia de la norma, la ciudad ha apelado al "sentido cívico" de los ciudadanos para que denuncien de forma anónima a través de una página de internet del ayuntamiento a cualquier apartamento sospechoso.

"Estoy totalmente determinado a poner de nuevo a disposición de la población berlinesa y de los recién llegados estos apartamentos", explicó Andreas Geisel, responsable de Desarrollo Urbano en el ayuntamiento de Berlín.

Siendo la capital de Alemania, una de las ciudades más turísticas de Europa con cerca de 30.2 millones de visitantes en 2015, el auge de estas plataformas de internet representa una importante pérdida para la industria hotelera local.

Varios arrendadores han optado por la vía judicial. Algunos se han agrupado en asociaciones como "Apartments Allianz". Sus miembros rechazan la etiqueta de "malvados capitalistas" que algunos les imponen y defienden la legitimidad de su oferta de alojamientos.

"No somos actores internacionales sino que trabajamos en Berlín para Berlín", recoge la página web de "Apartments Allianz".

Las empresas también se han movilizado. Wimdu presentó una denuncia al considerar que la ley va en contra de la Constitución de la ciudad-Estado.

Por su parte, Julian Trautwein, de Airbnb, argumentó que el concepto "ayuda a numerosos berlineses a pagar sus alquileres". La empresa pide al ayuntamiento de Berlín que "escuche a sus ciudadanos y siga el ejemplo de grandes metrópolis como París, Londres o Ámsterdam".

Teniendo en cuenta la cantidad de recursos presentados, el alquiler a través de plataformas especializadas no debería ser automáticamente sancionado a partir del 1 de mayo.

París y Barcelona son otras de las ciudades europeas en donde quienes ponen a disposición habitaciones de sus hogares para estancias cortas se hacen acreedores a multas de más de 20,000 euros.