ENTREVISTA | POR REGINA REYES-HEROLES

Javier Treviño Subsecretario de Educación Básica de la Secretaría de Educación Pública (SEP)

Aprender a aprender, inglés para todos y la escuela al centro, han sido los estandartes del nuevo modelo educativo de la Secretaría de Educación Pública (SEP). Javier Treviño, subsecretario de Educación Básica, explica cómo van y por qué los padres deben participar en este proceso.

“Mexicanos bilingües, en 20 años”

Javier Treviño, subsecretario de Educación Básica de la SEP.
Javier Treviño, subsecretario de Educación Básica de la SEP. (Juan Carlos Bautista)

¿Cómo aprender a aprender?

Aprender a aprender es un nuevo currículum y un nuevo sistema escolar. Implica tener una concentración importante en los aprendizajes clave, pero al mismo tiempo el desarrollo de las habilidades socioemocionales de los niños. El objetivo es que pasemos de una pedagogía antigua de la memorización a una nueva pedagogía en que los niños aprendan a investigar, a discernir, acuestionar, a plantearse hipótesis a hacer investigaciones. Lo que queremos es formar  ciudadanos mucho más críticos.


Estudiar inglés en todas las escuelas, capacitar a mexicanos bilingües, y hasta trilingües, es un reto. ¿Cómo lo van a lograr?

Primero hay que explicar la importancia del inglés y por qué no elegimos el francés o el alemán. Debemos entender que 60% de los sitios de internet en el mundo están en inglés, es el idioma común de la academia pues 45% de las publicaciones académicas están en inglés. Es la lengua de las transacciones comerciales, y un estudio del Instituto Mexicano de la Competitividad dice que los jóvenes egresados que hablan inglés tienen salarios entre 35 y hasta 40% por encima de quienes no hablan inglés.

Finalmente, para el año 2020, alrededor de 2,000 millones de personas usarán o serán estudiantes de inglés como segunda lengua, en el mundo.

Nuestra visión es que en 20 años 100% de los alumnos egresados tengan un nivel de inglés certificado por la Universidad de Cambridge y que los maestros estén certificados, por la misma institución, dos niveles por encima del que enseñan.

Hay cuatro líneas de acción:

1. Que todos los maestros sean bilingües. Nos enfocaremos en las 263 normales públicas que tienen una matrícula de 90,000 próximos maestros. Para que ellos aprendan inglés contrataremos a 1,000 maestros de inglés de tiempo completo. Esperamos que muchos maestros que hoy enseñan inglés en instituciones privadas se conviertan en maestros en las normales pues ofreceremos sueldos atractivos y prestaciones.

2. El inglés será parte obligatoria del currículum, lo que hará que los niños hablen inglés como segunda o tercera lengua, en el caso de las escuelas con lenguas indígenas.

3. El inglés es parte de la política pública de equidad. Tiene que llegar a todos porque hoy el programa nacional de inglés solo llega a 36% de los alumnos en educación básica. Será un elemento que iguala las oportunidades y condiciones de la educación; inclusive se enseñará, como hasta ahora no se había hecho, en las telesecundarias y los telebachilleratos.

Los jóvenes egresados que hablan inglés pueden tener salarios hasta 40% más altos. 

4. Haremos alianzas estratégicas, una con la Universidad de Cambridge, así como con las embajadas de Reino Unido, Canadá y Estados Unidos para fortalecer los programas de intercambios de maestros, así como para capacitación continua.



¿Cómo ayudar a los niños a lidiar con los problemas socioemocionales?

La formación y el desarrollo personal y socialde los niños ahora forma parte del currículum.Recibirán educación socioemocional, física y artística. Nuestro objetivo es que los niños aprendan a conocerse, a cuidarse, que se valoren a sí mismos, que aprendan a colaborar, a trabajar en equipo y que tengan una mejor actitud en la convivencia en la escuela para desenvolverse mejor y aprovechar el aprendizaje.

TE RECOMENDAMOS: Más suicidios por ciberacoso que por acoso tradicional

Haremos alianzas con la Secretaría de Salud con el programa “Salud en tu escuela” y la de Cultura con el programa “Arte en la escuela”, para cubrir el tema de educación física, salud y arte. Estos programas incluyen visitas médicas a las escuelas, ciertos diagnósticos, así como traer el teatro a las escuelas y crear el Coro y la Orquesta Sinfónica Infantil Nacional.


También se propone que los padres se involucren y participen. ¿Cómo?

Una parte esencial de toda la estrategia del nuevo Modelo Educativo es la “Escuela al centro”, que busca fortalecer a la escuela para transformarla en una verdadera comunidad de aprendizaje, en donde los actores no solo sean los maestros y los niños, sino los padres de familia también.

En cada escuela existe un Consejo Técnico Escolar, pero también estamos formando los Consejos Escolares de Participación Social para que los padres de familia se involucren. El objetivo es que los padres conozcan la ruta de mejora de cada escuela; que además, los papás se aseguren que en cada escuela exista la normalidad mínima de operación escolar. Es decir, que abran a tiempo, lleguen los maestros, se distribuyan los materiales, se impartan las clases, y se cumpla con el programa.

Finalmente, queremos que los padres se involucren en una especie de contraloría social en las escuelas, porque hoy estamos invirtiendo unos 5,500 millones de pesos por medio del programa “Escuelas al Cien”. Es una cantidad importante de recursos y sin paralelo en la historia reciente del país para mejorar la infraestructura de las escuelas, y queremos que los padres acepten, revisen y aprueben las obras.

Otra política que desarrollamos se llama “Padres Educadores” y lo que queremos es que los padres se involucren y participen al trabajar con sus hijos en las tardes, en las tareas y que tengan mucho mayor conocimiento de en qué consiste el plan de estudio académico.

TE RECOMENDAMOS: "Un plan educativo sólido lleva al éxito", afirma Nuño

Estamos dando a cada escuela una mayor flexibilidad, mayor autonomía de gestión y autonomía curricular para hacer frente a las necesidades más inmediatas. Por ejemplo, que tengan los recursos para cambiar un vidrio, reparar un baño o comprar una computadora. Deciden también sobre el calendario, ya sea de 185 o 200 días. Curiosamente, todas las escuelas en Yucatán y Sonora escogieron el de 185 días y tiene que ver con el clima que tienen en julio.

Finalmente, con la autonomía curricular se permite que la tercera parte del currículum o 20% lo definan las escuelas. Así la comunidad puede escoger en qué profundizar: en el lenguaje y comunicación, en matemáticas, o ciencias naturales. Otras elegirán dedicar más tiempo al desarrollo de las habilidades socioemocionales de los niños, la robótica, o la educación financiera, para la salud, o lo ambiental. También pueden optar por proyectos de impacto social a nivel comunitario. En esta decisión están involucrados los padres de familia.


¿Cuáles son los tiempos de implementación?

"Estamos dando a cada escuela una mayor flexibilidad, mayor autonomía de gestión y autonomía curricular para hacer frente a las necesidades más inmediatas".

El piloto es el ciclo escolar 2017-2018 y todos estos temas se generalizan en todas las escuelas en agosto del 2018, para el ciclo escolar 2018-2019. 

Lo único que está escalonado son los campos de formación académica, porque para eso se requieren nuevos libros de texto que vamos a ir teniendo. El último escalón es para agosto de 2019.

Es importante subrayar que esto nos da tiempo, por lo menos un año, para capacitar a los maestros. Otra cosa que estamos haciendo simultáneamente, y que nunca se había hecho, es trabajar al mismo tiempo con los nuevos planes y programas en las escuelas normales para que los maestros lleguen listos para impartir los nuevos programas.