ENTREVISTA | POR LEONARDO PERALTA

Toni Ramos Autor del libro Universidades Corporativas, el reto digital

Toni Ramos, autor del libro Universidades corporativas, el reto digital, y consultor corporativo de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), habla sobre la educación para empresas y las ventajas que tiene el uso de plataformas digitales para facilitar su labor. Ramos afirma que las universidades corporativas requieren ayuda de organizaciones especializadas en educación.

Las empresas van al aula

Toni Ramos, autor del libro Universidades corporativas, el reto digital.
Toni Ramos, autor del libro Universidades corporativas, el reto digital. (Cortesía)

Las empresas se han convertido en grandes consumidores de servicios educativos. Sus crecientes y cambiantes necesidades de talento han hecho que establezcan programas permanentes de educación para sus empleados, que en algunos casos toman la dimensión de universidad corporativa. Este concepto, nacido en la década de 1960 con la empresa General Electric, se ha expandido por el mundo y México no es la excepción. Compañías como El Puerto de Liverpool, Cinépolis, Grupo Herdez y Nissan han creado universidades corporativas que buscan resolver las brechas de conocimiento y habilidades en su personal.


¿Por qué es importante considerar a la educación como un proceso continuo?

Hay que pensar que los procesos productivos que se mantenían estables por años. Ahora cambian en meses con una actualización de software. Esto no solo afecta a las partes operativas de una compañía, el área gerencial también tiene que prepararse para la llegada de nuevos competidores. 


¿Cómo puede una empresa ofrecer formación sin un costo excesivo?

"Las compañias necesitarán más educación y formación de sus recursos humanos". 

Primero, analicemos el costo de no formar talento. Reemplazar a un empleado por carecer de competencias técnicas no es fácil, toma tiempo y requiere de recursos económicos. La principal barrera de acceso a la educación es la infraestructura requerida; sin embargo, con la educación virtual impartir capacitación es mucho más accesible. 


¿Quién necesita formación en la empresa?

Antes se pensaba que solo la alta dirección necesitaba procesos de educación y formación continua, pero los miembros operativos, en el mostrador o en el piso de producción, son quizá de los más expuestos al cambio tecnológico y la evolución de los procesos de trabajo. Ya no se puede pensar que alguien en la empresa “no necesita” ser parte del proceso de educación continua.


"Antes se pensaba que solo la alta dirección necesitaba procesos de educación y formación continua, pero los miembros operativos son de los más expuestos al cambio tecnológico".

 ¿Qué tan buena idea es implementar programas educativos vía internet en las empresas?

Existe la idea errónea de que la educación en línea es poner al profesor a hablar frente a una cámara y que los alumnos se las arreglen como puedan. Eso no es educación en línea. En la UOC nuestro enfoque está en la creación de comunidades educativas donde alumnos y profesores, aun cuando estén separados por la distancia geográfica o por los husos horarios, interactúen y participen en actividades y así construir su educación.


¿Cómo se puede resolver el problema de las organizaciones que desean iniciar programas permanentes sin suficientes recursos?

Es verdad que una iniciativa educativa requiere planeación y experiencia, pero eso no significa que una empresa se convierta en una institución educativa. Para eso existen organizaciones en el sector educativo que les pueden ayudar, ya que cuentan con experiencia, así como capital humano y educativo quienes les apoyarán para a crear sus propios programas.


 En el futuro, ¿todas las empresas tendrán una universidad en su interior?

Es difícil preverlo. Las empresas son muy diferentes entre sí, pero queda claro que las compañias necesitarán más educación y formación de sus recursos humanos. Eso sí es muy posible, que las firmas por sí solas o de la mano de otras organizaciones se incorporen al proceso continuo de educación.