CRÓNICA | POR ISABEL IBÁÑEZ DE LA CALLE

Esta Navidad, ¡regala viajes!

Ir a una tienda a comprar “el regalo perfecto” ya no es tan divertido, y mucho menos original. Existe una opción de regalos que duran mucho más en la memoria de la gente.

Ciudad de México

No se trata de pagar una travesía en globo o invertir en un hotel de cinco estrellas: lo importante de un viaje de regalo es que esté pensando verdaderamente para la persona a quien se lo vas a dar. “Pensé en ti y quiero vivir nuevas experiencias contigo” es el trasfondo de este tipo de detalles. Mucho mejor que un suéter, ¿no crees?

Aquí proponemos cuatro viajes en México, pensados para cuatro viajeros diferentes. Es probable que éste sea el regalo perfecto para tu pareja, pero también te puede servir para hermanos, papás o amigos.

1. Para el viajero gourmet

Si el afortunado es de los que piensan que viajar es igual a comer y beber, y esto es lo que más disfruta en la vida, no tendría sentido que lo llevaras a acampar. Aunque en México existen miles de lugares donde se puede comer delicioso, Oaxaca es uno de los destinos con más tradición culinaria del país. Además se pueden catar riquísimos mezcales. La recomendación: comer de todo y en todos lados. Desde en cualquier mercado, hasta en restaurantes propositivos como Casa Oaxaca, del conocido chef Alejandro Ruiz, o Casa Crespo, donde utilizan ingredientes y técnicas locales.

2. Para el viajero de aventura

Para algunas personas, si no hay adrenalina, no hay diversión. Si crees que es el caso de tu homenajeado elige Chiapas: naturaleza exuberante, especies endémicas y cultura son la mejor combinación. Planea un viaje hacia la zona ecoturística Arco del Tiempo, considerada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Hay cañones que llegan hasta los 50 metros de profundidad y al final de la jornada pueden acampar ahí mismo. Acudir a Las Guacamayas, en medio de la Reserva de la Biósfera Montes Azules, es la manera de entrar en contacto con la naturaleza y ayudar a preservar la maravillosa guacamaya roja.

3. Para el viajero cultural

Alguien interesado en la cultura seguramente apreciará Chihuahua, porque armoniza paisajes imponentes (como las Barrancas del Cobre) con civilizaciones asombrosas como los Rarámuri; así como comunidades de Menonitas que causan curiosa impresión. Recorrer la sierra Tarahumara es una travesía digna de alguien para quien los viajes significan aprender.

4. Para el viajero soñador

Nunca falla: cenas en la playa, spas, jacuzzis, consentimiento. Las costas de México resultan idóneas si ese es tu cometido. Que esta vez tu opción no sea el Caribe. Prefiere un recorrido por la Rivera Nayarit. San Blas, muy cerca de Tepic; San Pancho; Nuevo Vallarta y Punta Mita son las mejores opciones. El lujo está a la orden del día en el St Regis Punta Mita o el Four Seasons. En San Blas puedes optar por algo más íntimo y original en el hotel Garza Canela, donde te sentirás en una increíble mansión con la intimidad del hogar. Si tu opción es San Pancho, elige Cielo Rojo y siente el México profundo con los mejores paisajes. Obvio si quieres algo más playero, se pueden hospedar en Nuevo Vallarta, donde hay grandes hoteles todo incluido como el Grand Velas. El consejo: organizar un recorrido de una o dos noches en cada lugar.