Reconstruyen seno sin mutilar

La técnica consiste en una lipo e inyectar la grasa para dar soporte.
El cáncer de mama, un padecimiento que además de ser caro, repercute en la salud general de las familias.
Ella logró recuperar su porfesión alterna, después de someterse a un programa de reconstrucción de mama. (Milenio Digital/Archivo)

Ciudad de México

Mayra es directora de una primaria en Mexicali y los fines de semana es una cantante que enseña a su público su más grande éxito dedicado a la lucha contra el cáncer de mama: “Construyendo un sueño”.

Ella logró recuperar su profesión alterna después de someterse a un programa de reconstrucción de mama, a cargo del cirujano Gustavo Gaspar, sin pagar un solo peso y que le permitió de nueva cuenta lucir en el escenario, retomar su autoestima y componerle una canción a la peor etapa de su vida.

“Constrúyeme este cuerpo... que no exista huella del ayer”, canta Mayra al doctor Gaspar, durante una visita a su consultorio. “Yo pensaba que no existía posibilidad de reconstruirme (...) quedar como antes, para mí, era casi imposible”, relató en una entrevista a MILENIO.

El doctor Gaspar, es miembro de la Asociación Mexicana de Cirugía Plástica, Estética y Reconstructiva y tiene un método noble para las mujeres que deciden reconstruir-se una mama, como Mayra: les inyecta grasa de su cuerpo en la zona afectada por el cáncer, para que de esta manera el cuerpo soporte el implante, sin mutilar ninguna parte de su cuerpo.

“Trato de injertar y de inyectar la grasa dentro de la piel donde voy a poner una prótesis, busco ponerle la mayor cantidad que pueda: dentro del musculo, debajo de la piel, en todas las partes que pueda con el fin de obtener un buen colchón y un tejido adecuado para poder cubrir esta mama.

“Este método me ha evitado amputar a una mujer que de por sí ya ha sido mutilada de la mama (...) respeto a la lipo para obtener más grasa... todas las me dicen tome la que guste”, explicó.

Así es como reconstruyeron a Mayra. El doctor Gaspar también lo hizo en Alejandra, Linda y cientos de mujeres que difícil-mente pueden pagar una cirugía como esta que oscila entre los 150 mil a 300 mil pesos para de esta manera recuperar su vanidad, feminidad, autoestima y su vida cotidiana e incluso a incorporarse a la sociedad.

El doctor Gaspar absorbió todos los gastos y va en contra de los oncólogos que aseguran que la cirugía reconstructiva es solo estética.