Llegan rebozos de Frida Kahlo a Londres

La exposición "Made in México" destaca el papel que desempeña el rebozo como seña de identidad en las mujeres mexicanas como la pintora Frida Kahlo o la cantante Lila Downs.

Londres

El tradicional rebozo mexicano, el tipo de chal que la artista Frida Kahlo solía lucir, centra la exposición "Made in México" (Hecho en Mexico) en el Museo de Moda y Textil de Londres hasta el próximo 30 de agosto.

La muestra se sumerge en el rol que la moda ha jugado promoviendo la cultura mexicana alrededor del mundo desde el siglo XVII hasta hoy, destacando el papel que desempeña el rebozo como seña de identidad mexicana.

La exhibición, abierta al público durante el verano londinense, ofrece la visión del rebozo a través de más de 50 obras originales de artistas, fotógrafos, y diseñadores de moda contemporáneos mexicanos y británicos.

Nombres como Francisco Toledo, Graciela Iturbide, Carla Fernández, Zandra Rhodes y Kaffe Fassett ofrecen sus trabajos inspirados en el rebozo y la moda mexicana.

En "Made in Mexico" se exhiben además préstamos importantes del Museo Franz Mayer de Ciudad de México, el Museo de Textiles de Oaxaca (México) y de colecciones privadas que nunca antes habían sido mostradas en público.

Esta exposición también llegará a México en la primavera de 2015, como parte de los actos que conmemorarán el año de Reino Unido en México.

La importancia de mantener con vida el arte de la fabricación del rebozo es una de los objetivos de la exposición, según explicó el comisario de "Made in Mexico" Dennis Nothdruft, que afirmó que "usando la moda es una manera de que pueda sobrevivir".

Northdruft además explicó que "hay un grupo de diseñadores de moda que están intentando encontrar maneras de salvar el rebozo, como los artesanos se hacen mayores y los jóvenes no quieren aprenderlo, es por lo que hay que intentar preservarlo".

Personajes como la pintora mexicana Frida Kahlo o la cantante Lila Downs se han encargado de promover y enseñar al mundo la cultura del rebozo en sus apariciones en público.

*Foto: EFE

Era habitual la imagen de Kahlo envuelta en un rebozo -la palabra en castellano sugiere el acto de cubrirse o protegerse a sí mismo- como un muestra de solidaridad con los trabajadores artesanos de su país.

Los orígenes de esta prenda -de gran variedad tanto en su forma como en sus colores- se remontan a la época colonial, momento en el que los artesanos mexicanos recibieron las influencias de los mantones bordados y las mantillas de calidad procedentes de España.

No se sabe con exactitud en qué momento comenzó a tejerse el rebozo, pero en la literatura del siglo XVI ya se encuentran las primeras referencias escritas de su existencia.

En la obra "Historia de las Indias", escrita por el fraile Diego Durán en 1572, ya se hace mención al rebozo como prenda mestiza que nació por la necesidad que tenían las mujeres de cubrirse para entrar a los templos.

El rebozo, cuya creación y producción a día de hoy sigue siendo artesanal, se convirtió desde entonces es un elemento principal de la china poblana - el traje tradicional de la mujer en México- erigiéndose como seña de identidad del país.

Además, el significado que adquiere este chal se hace vital en la cultura mexicana, ya que se trata de un elemento que acompaña a la persona en el viaje entre la vida y la muerte: el rebozo desde el nacimiento utilizado como mochila que porta al bebé y hasta el momento de la muerte donde se utiliza como mortaja.