Un queso de 340 años es el tesoro de un buque hundido

Buzos encontraron el queso con olor a levadura y roquefort en un recipiente cerrado herméticamente, lo cual lo conservó en buen estado, aseguran los investigadores.
El queso, fue encontrado en un recipiente cerrado herméticamente y bajo sedimento.
El queso, fue encontrado en un recipiente cerrado herméticamente y bajo sedimento. (Kalmar County Museum)

Un queso, al igual que un vino, mientras más añejado, mejor. O al menos eso es lo que esperan los buzos que hallaron los restos del Kronan, un buque de guerra hundido en 1676 ante las costas suecas, quienes, entre los tesoros del buque, encontrar un queso. 

La misteriosa pasta, con olor a levadura y roquefort, y una textura parecida al foie gras, fue descubierta dentro de un recipiente cerrado herméticamente.

"Pensamos que es un producto lácteo. Y contrariamente a otros, éste tiene un olor bastante agradable, huele a vida" explicó el jueves a la AFP Lars Einarsson, responsable de la misión que explora el barco, ante la isla de Oland al sureste de Suecia. 

Todo indica que el antiguo queso está en condiciones óptimas, pues el mar Báltico tiene poca sal y el recipiente estaba sepultado bajo una capa de sedimentos, una especie de "capa de cerámica" que lo ha preservado de la corrosión durante siglos, según el arqueólogo.

El queso del "Kronan", un navío que explotó durante una batalla naval entre la flota sueca y una armada dano-holandesa, será analizado por la universidad agrícola de Uppsala, cerca de Estocolmo.

El buque "Kronan" fue descubierto en 1980 por Anders Franzen, y en los últimos años los exploradores han retirado unas 30 mil piezas, entre cañones, cofres, vajilla, diamantes, monedas de oro, e incluso harina o vino.


mrf