Las prisiones más lujosas del mundo

Cómodas salas de estar, cocina integral, pantallas planas, equipados gimnasios y hasta un estudio de música; no, no se trata de un hotel, son las cárceles más ostentosas del planeta.

Ciudad de México

Cuando se habla de habitaciones con TV de pantalla plana y mini-refrigerador, amplias salas de estar, cocina integral, lavandería y gimnasio equipado, lo primero que se viene a la mente es un hotel o cuando menos algún tiempo compartido, pero esta descripción no corresponde para nada a una promoción de hospedaje, se trata de más ni menos que el espacio para cumplir una condena.

El encierro en una cárcel se asocia comúnmente con una vida modesta, esto cuando no llega a precaria y hasta inhumana, pero qué pasa cuando este modelo se rebasa por mucho y las celdas parecen más una cómoda y moderna habitación de hotel.

Prisión Bastoy, Noruega

Ubicada en la isla de Bastoy, en el golfo de Oslo, esta prisión difiere por mucho del sistema de mano dura adoptado por muchos países.

Esta cárcel mantiene un nivel de seguridad mínima y alberga a poco más de 100 reclusos, mismos que viven en pequeñas casas de campo y trabajan en la granja de la prisión. Tomar el sol, jugar tenis, pasear a caballo y pescar son algunas de las actividades de los prisioneros.

HMP Addiewell, Escocia

HMP Addiewell es una prisión de máxima seguridad que se encuentra al sur de Escocia y que es administrada por la empresa privada Sodexo Servicios de Justicia, que gestiona los servicios de otros cuatro centros penitenciarios en el Reino Unido.

Esta prisión, abierta en 2008, apuesta por un sistema aprendizaje y construcción de habilidades para el trabajo como camino para la reinserción de los reclusos a la sociedad; tiene capacidad para 796 presos, únicamente varones.

Otago, Nueva Zelanda

Por su cercanía a la ciudad neozelandesa de Milton y sus cómodas celdas, la prisión de Otago ha sido llamada como "Milton-Hilton".

Cuenta con 335 camas, biblioteca, gimnasio y pantallas planas en áreas comunes, mientras que a los reclusos se les permite tener su propia televisión en su celda.

El sistema de esta prisión opta por el deporte y la rehabilitación a los presos enseñándoles habilidades de electricidad, ganadería y cocina.

Centro de Justicia Leoben, Austria

Las instalaciones de vidrio, madera y hormigón de esta prisión son más parecidas a las de un moderno centro de negocios, sin embargo este centro inaugurado en 2004, es un tribunal y cárcel a la vez y cuenta con capacidad para 205 presos únicamente.

En el Centro de Justicia de Leoben, cada prisionero tiene su propia celda, con baño privado y cocina, además de un televisor. Además tiene acceso a cómodas salas comunes, gimnasio, cancha de baloncesto y área de recreación al aire libre.

Prisión de Champ-Dollon, Suiza

Esta prisión, conocida por ser la más sobrepoblada del país y tras críticas internacionales por las condiciones de hacinamiento, en 2011 este reclusorio anexó un nuevo edificio a sus instalaciones para albergar a 100 prisioneros más.

Las nuevas celdas cuentan con un diseño más amplio con cuarto de baño que se parecen mucho a las residencias universitarias de Estados Unidos.

Prisión de Pondok Bambu, Indonesia

A diferencia de los casos anteriores donde los reclusorios se encuentran en países con economías favorecidas, la prisión de Pondok Bambu en Indonesia contraresta con la imagen de un país pobre.

Señalada por algunos como consecuencia de la corrupción, la comodidad en algunas celdas de esta cárcel es innegable: aire acondicionado, refrigerador y máquina de karaoke, son algunas de las ventajas de la reclusión en este centro del país asiático.

Prisión JVA de Fuhlsbuettel, Alemania

JVA Fuhlbuettel es la prisión de lujo de Hamburgo para los internos que cumplen con condenas largas. Restaurado y reabierto en 2011, este reclusorio cuenta con celdas espaciosas con cama, sofá y baño; además de que los presos disponen cuarto de lavado.

Prisión Halden, Noruega

Anders Behring Breivik, el terrorista de extrema derecha, acusado por el asesinato de 77 personas en julio de 2011, era candidato para recibir su pena de 21 años en esta prisión, considerada como la más humana del mundo.

Sin embargo, más tarde se decidió que se le confinara en la menos ostentosa cárcel de Ila, cerca de la capital Oslo.

El moderno edificio de la prisión Halden fue inaugurado a penas en 2010 y cuenta con espacio para 252 reos. Amplias habitaciones individuales con cuarto de baño privado, mini-refrigerador y TV de pantalla plana caracterizan a este reclusorio, donde ningunas de las ventanas tiene barrotes, pero lo que destaca es el estudio de grabación al que los reos tienen acceso.

Prisión Sollentuna, Suecia

Al norte de Estocolmo se encuentra otra de las cárceles consideradas como las más lujosas del mundo. Fue abierta en abril de 2011 con espacio para 240 presos y cuenta con el servicio cerca de 175 empleados, entre personal médico, de seguridad, administrativo y de cocina.

Las celdas de esta prisión cuentan con baños privados, además de que los reos tienen acceso a sala de pesas, cocina integral y áreas comunes con sofás y televisiones, sin embargo las autoridades aseguran que cada centímetro cuadrado de la prisión está vigilado por cámaras de seguridad.

El nivel de estas prisiones está directamente relacionado con el desarrollo económico y la calidad de vida que se tiene en los países que las albergan. Cárceles diseñadas para 200 o 300 reos serían completamente absurdas en el contexto de cualquier país de América Latina.