Príncipe Felipe pide superar los retos de Iberoamérica

El hijo del rey de España y su esposa Letizia presidieron una cena en la Casa de América como despedida al secretario general iberoamericano, Enrique Iglesias.
Príncipe Felipe y su esposa Letizia
Príncipe Felipe y su esposa Letizia (Efe)

Madrid

El príncipe Felipe, hijo del rey de España, apostó hoy por una Comunidad Iberoamericana "cada vez más consolidada y presente en el mundo" y animó a fomentar "la concertación y la cooperación más estrecha" entre los países socios para abordar con éxito los "grandes retos" actuales de la región.

El príncipe Felipe y su esposa la princesa Letizia presidieron en la Casa de América una cena de homenaje de despedida al primer secretario general iberoamericano, Enrique Iglesias, consideró cumplidos "con brillantez" los cometidos que le encomendaron hace ocho años los jefes de Estado y de Gobierno.

Felicitó también a su sucesora, la costarricense Rebeca Grynspan, a quien deseó mucho éxito, convencido de que su tarea "resultará en una Comunidad Iberoamericana cada vez más consolidada y presente en el mundo", con la que España mantiene "en todo momento su compromiso", en "permanente colaboración" con el conjunto de organismos iberoamericanos.

 "Hoy podemos decir, bien alto: 'Misión cumplida', Enrique", proclamó el Heredero de la Corona, quien destacó la "inteligencia y buen hacer" con la que ha contribuido "a que la voz de Iberoamérica esté más presente en el resto del mundo", antes de recordar su condición de "buen amigo de España" y de galardonado con el Premio Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional.

Además, ensalzó su contribución al progreso de las sociedades iberoamericanas mediante la defensa no sólo de los valores de la libertad, la democracia y los derechos humanos, sino también de "los valores de la libertad de empresa".

En nombre del Gobierno, el ministro de Educación y Cultura José Ignacio Wert expresó el agradecimiento y el reconocimiento del Ejecutivo al fomento del diálogo, el consenso, la confianza y el entendimiento con que Iglesias, como "ingeniero de un puente de oportunidades", contribuyó de forma "extraordinaria" al desarrollo económico y "la cohesión social" de Iberoamérica.

El presidente de la Casa de América, Tomás Poveda, leyó durante el homenaje un saludo de Rebeca Grynspan, en el que la nueva secretaria general ensalzó el trabajo de su antecesor como "paciente tejedor de acuerdos entre distintos", su capacidad para "apaciguar conflictos en un mundo complejo" y sus contactos entre poderes públicos y privados para propiciar inversiones.

Ante los desafíos que deberá acometer durante su mandato, Grynspan llamó la atención sobre la necesidad de fortalecer la integración entre pymes y los proyectos de colaboración de estas compañías con grandes empresas.

El homenajeado pronunció unas palabras de agradecimiento en las que recalcó la importancia de la Comunidad Iberoamericana para la construcción de un mundo más justo que requiere "enormes esfuerzos de concertación política y acuerdos sociales" basados en la solidaridad, la tolerancia, la participación y el equilibrio democrático.

Enrique Valentín Iglesias, uruguayo de origen asturiano, abandona a la edad de 83 años la dirección de la SEGIB, una responsabilidad que asumió desde la constitución de este organismo, en 2005, tras la Cumbre de Salamanca, y para la que fue reelegido en la Cumbre de San Salvador de 2008.

Iglesias fue galardonado en 1982 con el Premio Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional y, antes de hacerse cargo de la Secretaría General Iberoamericana, fue ministro de Relaciones

Exteriores de Uruguay y ejerció durante 17 años el cargo de presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).                  

Su sucesora al frente de la SEGIB, la economista y política costarricense Rebeca Grynspan, de 58 años, que fue elegida el pasado 24 de febrero en México, era secretaria general adjunta de la ONU y administradora asociada del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).