El príncipe Enrique y su novia se dejan ver en público

Por primera vez, el segundo nieto de la reina Isabel II se muestra en público con su novia Cressida Bonas; primero en un acto caritativo en el estadio de Wembley y después en un partido de rugby.

Londres

El príncipe Enrique de Inglaterra, nieto de la reina Isabel, y su novia, Cressida Bonas, se mostraron por primera vez en público este fin de semana desatando especulaciones sobre una boda.

Enrique, de 29 años, y Cressida Bonas, de 25, se sentaron juntos el viernes en un acto caritativo en el estadio de Wembley y el domingo acudieron al de Twickenham para ver el partido de rugby Inglaterra-Gales del torneo de Seis Naciones (29-18 para los ingleses).

Las apariciones en público suelen ser tradicionalmente un paso orquestado y avanzado en el guión de la Casa Real hacia un anuncio de compromiso de uno de sus miembros. El diario Daily Mail aseguró este lunes que Enrique piensa invitar a Cressida Bonas a pasar las próximas vacaciones de verano con la familia real.

Enrique, segundo hijo del heredero a la Corona, el príncipe Carlos, y de la princesa Diana, después del primogénito Guillermo, se ganó la reputación de "enfant terrible" por varios escándalos, entre ellos el de disfrazarse de nazi en una fiesta.

Recientemente abandonó las fuerzas armadas tras servir como piloto de helicópteros Apache -efectuó dos misiones en Afganistán- y se dedica en la actualidad a organizar eventos militares.

Bonas es de familia aristocrática por parte de su madre, Lady Mary-Gaye Curzon, una estrella de la escena social londinense de los años 1960 que se ha casado cuatro veces, la tercera con el padre de Cressida, el empresario Jeffrey Bonas.

La muchacha estudió danza en la Universidad de Leeds (norte) de Inglaterra y trabaja en marketing en Londres.

La prensa inglesa informó por primera vez de su relación en julio de 2012.