El polo: la prenda favorita para el verano

Estas prendas son el toque de color en un armario, además de que el algodón es muy absorbente y por lo tanto agradable en las altas temperaturas.
Los polos son parte indispensable de la moda masculina y los hay de muchas marcas
Los polos son parte indispensable de la moda masculina y los hay de muchas marcas (DPA)

Hay múltiples leyendas acerca de quién inventó el polo. Según la más popular de todas, esta prenda de manga corta, mezcla entre camisa y camiseta, proviene de los jerseys que llevaban los aristócratas de la India junto con sus pantalones tipo jodhpur.

Aunque esta versión pueda no ser más que una leyenda, lo que sí está claro es el nombre del inventor del polo moderno: el tenista francés René Lacoste, quien lo diseñó en 1933. Lacoste tenía de apodo el "Cocodrilo", y justo el cocodrilo se convirtió en logotipo de su marca de ropa.

Hoy los polos son parte indispensable de la moda masculina y los hay de muchas marcas. "Los polos son el toque de color en más de un armario masculino, además de una de las prendas favoritas en el verano más caluroso, porque el piqué de algodón es muy absorbente y por lo tanto agradable en las altas temperaturas", afirma la estilista Katharina Starley.

Si los polos son de alta calidad, se pueden combinar también con un pantalón fino de vestir, pudiéndose emplear en un look casual de negocios.

"En los hombres con una parte superior del cuerpo bien entrenada queda bien un polo estrecho, en el que las mangas queden ajustadas o incluso acaben por encima del bíceps. A las mujeres les gusta mirar ahí", dice la alemana, quien por el contrario no recomienda mangas tan cortas a aquellos hombres que no tengan brazos en forma.

Si los polos son de alta calidad, se pueden combinar también con un pantalón fino de vestir, pudiéndose emplear en un look casual de negocios. Buenos colores para ello son, en opinión de Starley, toda la paleta del rojo entre el rojo marrón, el rojo burdeos y el rojo cereza, hasta el azul medio y los verdes, siempre que a uno le vengan bien.

El blanco y el negro restan mucha vida a la indumentaria personal, afirma la estilista, quien considera además que los "tonos beige no favorecen, especialmente al comienzo de la temporada, cuando la piel todavía tiene un tono pálido".

El polo se ha impuesto también entre las mujeres, y es ya una prenda clásica cuando se quiere demostrar informalidad con estilo. "Además, el polo es una alternativa genial a la blusa y en verano es muy práctico", dice la personal shopper Stephanie Zarnic, de Múnich, quien aboga por emplear la prenda también como un atuendo clásico deportivo.


Sin embargo, su colega Maria Hans lo ve un poco diferente: "La línea que separa lo aburrido de lo clásico en esta prenda es muy delgada". Hans recomienda buscar siempre un contrapunto divertido, "por ejemplo una cadena que llame la atención o un peinado gracioso".

Importante al elegir el polo es también siempre la calidad. "El problema con los polos es que uno acaba paseando una marca, pues los polos son medios de publicidad populares", dice Katharina Starlay. "Y como las prendas publicitarias suelen estar producidas de manera barata, después uno se enfada con costuras que tiran, tejidos que se decoloran rápidamente y una imagen descuidada", indica.

Starlay recomienda por ello que los polos siempre tengan un buen acabado, no sean baratos, y si lo son, tengan al menos un bordado bien elaborado que no se deforme al meterlo en la lavadora.