Oaxaca tiñe de colores su futuro

Pinotepa de Don Luis se pone en la mira internacional gracias al proyecto Pintando Pasos, en el que los grabadores mixtecos han logrado plasmar su cultura y sus tradiciones.

Ubicada en el suroeste de Oaxaca y rodeada por profusa vegetación y una abundante fauna, la pequeña localidad de Pinotepa de Don Luis posee un vasto legado cultural gracias a su fuerte herencia mixteca, la cual se ve reflejada en los dibujos, pinturas y grabados que realizan sus habilidosos artesanos.

El trabajo que plasman estos artistas oaxaqueños llamó la atención de los directivos de Acción Social Converse México, quienes conjuntamente con el grupo Grabadores Mixtecos Unidos, A.C. iniciaron en 2004 el proyecto Pintando Pasos para favorecer al desarrollo social y sustentable de la comunidad.

Herencia perenne

Durante más de una década los artesanos han plasmado leyendas, historias y tradiciones, además de la flora y fauna local en los tenis Chuck Taylor de Converse, con lo que se ha logrado no solo reforzar su cultura, sino que se les ha “otorgado una oportunidad laboral evitando la migración, además de fortalecer el tejido social”, aseguró Lisa Smeke, directora de Acción Social Converse México.

Destacó que esta labor que realiza la empresa no solo se ha quedado en los artesanos, sino que permea a toda la comunidad, a través de los cursos y talleres que ofrecen los grabadores a otros jóvenes y niños, además “los recursos también les han servido para comercializar sus trabajos de grabado en jícara, pinturas y dibujos, pero también han integrado las piezas de las mujeres mixtecas, ya que los tenis se entregan en morrales que ellas realizan con la técnica de telar de cintura”, puntualizó.

La directora de Acción Social también resaltó que gracias a este proyecto, los grabadores construyeron un Centro Cultural Mixteco, el cual será inaugurado en enero, “este centro busca contribuir a su comunidad y fortalecer la cultura mixteca en Pinotepa de Don Luis”.

En estos 12 años han trabajado de forma horizontal, en conjunto y transparente: “nosotros les entregamos mensualmente los tenis y la pintura; ellos plasman libremente sus obras y después los distribuimos en nuestras boutiques y en los museos de Antropología, de Arte Popular, Franz Mayer y Textil de Oaxaca, además de Common People Polanco, Saks Fifth Avenue y Arroz con Leche. Finalmente, el 100% de las ganancias se entrega a los artesanos”.

Debido a que la producción es pequeña, se esfuerzan por comercializar todos los tenis: “afortunadamente no tenemos producto en bodega y estamos pensando abrir una tienda en línea para llegar a más personas e incrementar las ventas”.

Esfuerzo compartido

Plasmar sus obras en cada par de tenis les lleva de tres a cuatro días a los artesanos, así que cada uno pinta en promedio cinco pares al mes, por eso no pueden incrementar el número de pares: “se trabaja con el corazón y dedicación, así que no se puede hacer con prisa”, explica Idelfonso López, presidente de Grabadores Mixtecos Unidos, A.C., que integra a 12 artistas. Utilizan una pintura acrílica no tóxica, que no se despinta y así los tenis se pueden lavar como cualquier otro par.

En la colección más reciente de Pintando Pasos trazaron la fauna que está en peligro de extinción, con la intención de concientizar a los pobladores sobre la importancia de cuidar la naturaleza y respetar a los animales para evitar su desaparición.

Idelfonso considera que esta unión con Acción Social Converse también les ha permitido ampliar sus horizontes de trabajo, ya que no solo exponen sus tenis, sino también han tenido la oportunidad de exhibir sus trabajos en jícaras, pinturas y textiles.

En el Centro Cultural Mixteco se impartirán talleres de dibujo, pintura y grabado, pero también “vamos a invitar a las personas mayores a que ofrezcan cursos sobre cómo elaborar un instrumento musical tradicional, además de enseñar a escribir y leer mixteco, con el propósito de preservar nuestra cultura y recuperar tradiciones ancestrales”, finalizó.