Los pequeños rockeros del Vive

Esteban, Leo y Zoé aún no hablan mucho, pero ya les gusta rockear y bailar con las canciones de grupos como Placebo, La Gusana Ciega y Zoé, que hoy se presentan en el Vive Latino.

Ciudad de México

Leo tiene cinco años y a pesar de la lluvia, dice que no tiene frío y que le gustan venir a los o conciertos con sus papás Arturo y Natalia de 30 años.

A pesar de que tiene un poco de tos, el pequeño no quería perderse a los Rebel Cats ni a la Vela Puerca, pues ha escuchado sus canciones desde que estaba en el vientre de su mamá.

"Leo escucha esa música en la casa y la baila. El grupo que más le gusta es Café Tacvba", dice la orgullosa mamá.

"Hemos visto que muchos traen niños y no vamos a meternos hasta enfrente donde lo pueden lastimar. La idea es que se vaya adaptando Para traerlo más seguido", platica Arturo, quién ha asistido al festival desde el 2001, solo faltó al del 2008, cuando Leo nació.

Los papás de Leo vinieron bien preparados con chamarras y el jarabe para la tos de Leo, además dicen que se van a ir temprano para que no se desvele tanto.


Zoé rockeaba desde la panza de su mamá

La pequeña Zoé causa sensación cuando camina por el pasto del escenario principal del Vive Latino. A su año y siete meses de edad, ha venido al festival desde que su mamá, Erika, la traía en la panza.

El año pasado, recuerda Erika, de 29 años, la bebé ya brincaba al ritmo de la música y se portó tan bien que decidieron repetir este año.

Hoy, envuelta en una chamarra y con un gorro que dice su nombre, el mismo que el de su grupo favorito, baila y manda besos ante las cámaras.

Los papas dicen que está emocionada porque verá a Zoé, aunque no le pusieron ese nombre por la banda argentina, sino por el significado: vida.

Erika y su esposo, Juan, de 30 años, se preparan bien para venir y equiparon la carriola con un grueso plástico para proteger a su nena de la lluvia, además la pañales trae su leche, pañales y un cambio del ropa.

"Ella súper tranquila y le gusta el reventón. Su actitud es genial porque se porta muy bien, baila y está atenta a todo los escenarios", dice sonriendo la mamá.

"Ahorita queremos que escuche a Zoé y ya cuando esté más grande pues ella decidirá si seguimos viniendo o no".


Esteban, el pequeño rockero

Eugenia platica emocionada que su hijo Esteban, de tan sólo cinco años, ha venido ya tres veces al Vive.

"Es la tercera vez que viene, la primera vez vino con su papá, se emocionó mucho, empezó a bailar entonces como a mi esposo le gusta, al siguiente año lo volvió a traer y este año ya él solito se emocionó por venir al Vive".

Con su voz bajita, pero seguro de sus palabras, Esteban dice que sus bandas favoritas son Kinky, Molotov, Zoé y La Gusana Ciega.

"Me gusta bailar y brincar y venir a los conciertos", dice el pequeño de ojos verdes.

Los guitarrazos de La Gusana Ciega se empiezan a escuchar en el escenario principal y Leo, Esteban y Zoé empiezan a bailar.