Un par de jeans, cientos de combinaciones

No todos los pantalones de mezclilla son iguales y cada estación tiene sus propias tendencias para este clásico.

Ciudad de México

Los vaqueros son una prenda imprescindible en cualquier armario y para casi cualquier ocasión. Concebidos inicialmente como una prenda de trabajo resistente, la popularidad de estos pantalones azules de algodón se debe a su comodidad y la posibilidad de combinarlos de múltiples maneras. Además existen muchos modelos, de forma que cada cual encuentra el adecuado para su figura. Pero no todos los jeans son iguales, y cada estación tiene sus propias tendencias para el clásico.

Mujeres

La estilista Stephanie Zarnic subraya que en la actualidad lo que más se lleva en la moda femenina es el corte skinny o pitillo. "Aparece en todos los diseñadores y se está convirtiendo en una tendencia duradera".

Además, se trata de un modelo que va bien también a las mujeres más rellenitas pese a que marca mucho las formas, porque lo importante es con qué se lo combina, destaca Zarnic. Así, los tacones altos adelgazan las piernas, y se los puede llevar con algo largo en la parte de arriba, lo que permite que ninguna tenga que renunciar a ellos.

Para llevarlos en el trabajo, Zarnic propone combinarlos con una blusa elegante y un blazer. Para el fin de semana es ideal ponérselos con un jersey tejido, una chaqueta de cuero y botas. En invierno se llevan mucho los chalecos de piel por encima de una blusa o una camiseta.

Maria Hans, que trabaja como personal shopper, apuesta por los vaqueros skinny con agujeros, que aportan un look muy rockero. Pero Zarnic cree que es una tendencia para la gente joven que hay que combinar de forma acorde a la edad para poder llevarse a edades más adultas: por ejemplo con una blusa de seda o un pañuelo de seda, que dan una apariencia más madura.

La alternativa a estos jeans muy femeninos es totalmente opuesta: los vaqueros boyfriend, es decir anchos, a la cadera, rectos y que se usan normalmente con el bajo doblado. Maria Hans destaca que se han convertido en un elemento básico del fondo de armario, algo en lo que coincide Tina Kramhöller, otra personal shopper. "Estos jeans también son para mujeres que no tienen una figura perfecta", destaca. Los boyfriend se llevan calzados más abajo en la cadera, y como se doblan no hace falta que sean del largo perfecto, explica.

A quien le guste romper moldes puede llevarlos con zapatos de tacón con plataforma, y quien prefiera combinarlos con zapatillas deportivas puede elegir unas también con plataforma, "con lo que la pierna parece más larga". No se trata de una prenda adecuada para ir a la oficina, a menos que "uno trabaje en empleos creativos y de diseño", señala Kramhöller.

En otoño e invierno siguen de moda los pantalones coloridos, pero no tanto como en el verano, en el que se vieron innumerables tonos neón. "Esa tendencia ya ha pasado", comenta Zarnic ante la llegada del otoño en Europa. Pero sigue habiendo muchos vaqueros en colores verde, curry o tonos rojizos, sobre todo burdeos, que está muy de moda para los jeans. Quien elija un pantalón de colores tendrá que ser precavida con la parte de arriba. "O bien tiene que tener el mismo color que los pantalones o bien ser negra, crema o blanca", recomienda.

"Para dama están de moda también los vaqueros metalizados en tonos plateados o metálicos", señala Hans. "Y los de color negro, tanto metalizados como normales", afirma Kramhöller. "Para quien esto sea demasiado aburrido, puede encontrar en las tiendas modelos en color morado o color óxido".

Hombres

Para los hombres los cortes de moda son muy similares. "También aquí se han impuesto los jeans skinny", señala Stephanie Zarnic. Aunque se llevan mucho asimismo los cortes carrot o zanahoria, es decir anchos arriba y estrechos en las piernas, que se usan con el bajo doblado, con calcetinas de rombos y zapatos Oxford de cordones. Los menos atrevidos pueden optar por lo clásico. "Lo mejor para los hombres es mantenerse fieles al corte recto, clásico", recomienda Maria Hans.

También hay alternativas al azul, como verde pino, burdeos o tonos calabaza. "Pero en general los colores son menos llamativos que entre las mujeres", afirma Stephanie Zarnic. Tina Kramhöller recomienda combinar vaqueros en color óxido u ocre con camisas a cuadros y una chaqueta. De ese modo se pueden llevar muy bien a la oficina. Para aquellos a los que no les gusten tanto los colores alternativos hay opciones en negro o gris.