Esperando a la revolución: pagar con el celular

Actualmente los proveedores tienen muchas ideas de cómo seducir a losconsumidores para que efectúen sus pagos con el smartphone.
 El futuro de los servicios de pago móviles se decidirá en el comercio.
El futuro de los servicios de pago móviles se decidirá en el comercio. (Shutterstock)

La visión no es nueva: en vez de abrir la cartera, el cliente simplemente saca su celular en la tienda. Sin embargo, aunque técnicamente esta forma de pago dejó de ser una ilusión hace algún tiempo, la inmensa mayoría de los usuarios sigue pagando en la caja como siempre, con dinero en efectivo o con tarjeta.

Jacob Schreyer, fundador de Orderbird, el proveedor berlinés de sistemas de pago para iPad, cree saber por qué esta revolución no ha ocurrido aún: la falta de incentivos para el cliente. También el manager responsable de los servicios de pago de Mastercard, Mario Shiliashki, admite que el mero hecho de usar el smartphone para pagar en la caja no es lo suficientemente atractivo.

Sin embargo, las cosas no van a seguir como están, porque varios proveedores tienen muchas ideas de cómo seducir a los consumidores para que efectúen sus pagos con el smartphone. Shiliashki, por ejemplo, elogia el modelo de servicios de taxi como Uber y Hailo, donde la operación de pago queda completamente en segundo plano: el cliente no necesita hacer nada, porque los datos de pago ya están registrados.

El modelo de servicios de taxi como Uber y Hailo, donde la operación de pago queda completamente en segundo plano: el cliente no necesita hacer nada, porque los datos de pago ya están registrados.


También Schreyer, el director ejecutivo de Orderbird, ve las ventajas que tiene el uso del smartphone para efectuar pagos en un ámbito como la gastronomía. Por ejemplo, la posibilidad de hacer el pedido de un plato antes de que el cliente llegue al restaurante o mantenerse informado sobre actualizaciones del menú.

Sea cual fuere la forma de pagar actualmente, el cliente ha cambiado de todas maneras. La gente ya está utilizando el smartphone, cuando está en camino, para informarse de los restaurantes recomendables, de los nuevos productos o de los mejores precios. "El pago no es más que un elemento", dice David Marcus, presidente de PayPal, la subsidiaria de Ebay. "Nosotros queremos cambiar toda la experiencia del consumidor que va de compras".

PayPal es uno de los muchos proveedores de los ámbitos más diversos que pretenden cambiar por completo la rutina diaria y asegurarse una cuota de mercado en el futuro negocio de los pagos. Entre ellos hay nuevos empresarios jóvenes pero también actores establecidos como proveedores de telefonía móvil, compañías de tarjetas de crédito, cadenas comerciales y prestadores de servicios logísticos.

Ellos transitan por caminos diferentes. Un sector apuesta fuertemente por el estándar de comunicación de corto alcance NFC, que se utiliza, entre otros, en billetes de transporte electrónicos, sistemas de acceso y, cada vez más, en tarjetas bancarias.

Mientras que Apple ha ignorado hasta ahora esa tecnología en su iPhone, varios smartphones con el sistema operativo Android de Google o Windows Phone de Microsoft tienen incorporado un chip NFC. Sin embargo, con este no se pueden efectuar pagos en todos los lugares, ni mucho menos.

Se prevé que con el cambio de las terminales se vayan a instalar a los próximos años a gran escala aparatos con el estándar NFC. Al mismo tiempo, sin embargo, esta idea ha suscitado también fuertes críticas. Por ejemplo, Marcus, el director ejecutivo de PayPal, no se cansa de descalificar categóricamente el estándar NFC tildándolo como una "solución que busca un problema", porque no ofrece incentivos.

PayPal es uno de los muchos proveedores de los ámbitos más diversos que pretenden cambiar por completo la rutina diaria y asegurarse una cuota de mercado en el futuro negocio de los pagos.


Por esta razón, PayPal, al igual que Apple, está experimentando con la tecnología Beacon, donde pequeños emisores bluetooth establecen contacto con los smartphones. Sin embargo, un peso pesado mundial como Mastercard sigue apostando totalmente por la tecnología NFC y pretende desempeñar un papel clave como eslabón entre proveedores de telefonía móvil y bancos.

Stefan Krueger, director de la empresa de software Valuephone, que el año pasado puso en marcha un sistema móvil de pagos para las cadenas de distribución Edeka y Netto, cree que habrá durante cierto tiempo una coexistencia entre diversos procedimientos tecnológicos. "Vamos a ver el escaneo de códigos de barras o códigos QR, el método PIN y también NFC", asegura Krueger.

Según el director de Valuephone, el futuro de los servicios de pago móviles se decidirá en el comercio. Por un lado, la disposición de los comerciantes a invertir en nuevas tecnologías determina el tipo de sistemas que van a usar. Otro factor importante es saber qué incentivos ofrecerán para atraer a los consumidores, los comerciantes y los proveedores de servicios, a quienes los smartphones dan nuevas posibilidades de entrar en contacto permanente con sus clientes.